Reuters. El médico condenado por el homicidio involuntario de Michael Jackson insiste en que no causó la muerte del artista y negó que estuviera al tanto de que el cantante sufriera un problema de adicción cuando comenzó a tratarlo.

En una entrevista en el programa "Today" con la periodista Savannah Gutrie emitida el jueves pero grabada durante los últimos días del juicio, el doctor Conrad Murray describió a Jackson en sus últimas horas como "un hombre desesperado".

Al preguntarle si deseaba no haber conocido nunca a Michael Jackson, Murray afirmó que lo que deseaba es que el cantante le hubiera informado de su historial médico, en lugar de engañarle.

"Yo también quería a Michael", dijo Murray. "Realmente me engañó al no compartir conmigo su historial médico completo", agregó.

Murray negó tener conocimiento o haber notado que Jackson, que veía a muchos médicos y tomaba un montón de medicamentos, pudiera tener un problema de adicción.

"Rotundamente no. No vi ningún indicio", dijo.

Murray afirmó que Jackson ya tomaba propofol, que utilizaba para dormir y que le causó la muerte, cuando comenzó a tratarlo.

"Yo no metí a Michael en eso", aseguró.

Murray sostuvo que en realidad intentaba sacar a Jackson de esa droga, y que "debería haberse ido", pero añadió que "si me hubiera ido, habría abandonado a un amigo".

Al preguntarle directamente si era la causa de la muerte de Jackson, dijo "no, no lo soy".

El viernes en "Today" saldrán a la luz más extractos de la entrevista.

Murray no testificó en el juicio que terminó con su condena y enfrenta hasta cuatro años de prisión y la pérdida de su licencia médica.