Washington. El mundo está atravesando su año más caluroso, según un estudio climático estadounidense, causando sequías en todo el planeta y la inquietud de los granjeros de Estados Unidos que ya cuentan con otro año de temperaturas récord.

Durante los seis primeros meses del año, 2010 ha sido más cálido que la primera mitad de 1998, el anterior año récord, por una diferencia de 0,03 grados Fahrenheit, según el jefe del estudio climático del Centro Nacional de Datos Climáticos (NCDC, por sus siglas en inglés), Jay Lawrimore.

Las altas temperaturas globales se achacan a los periodos climáticos conocidos como "El Niño".

"Tuvimos un episodio de El Niño a principios de año que ya se ha desvanecido, pero que ha contribuido a un calentamiento no sólo en la zona ecuatorial del Pacífico, sino también a un calentamiento anómalo de las temperaturas globales", dijo Lawrimore.

Las temperaturas anormalmente cálidas se han registrado en grandes áreas de Canadá, África, los océanos tropicales y en algunas zonas de Oriente Próximo.

En el norte de Tailandia se está atravesando la peor sequía de los últimos 20 años, mientras que Israel se encuentra en medio de la sequía más larga y severa registrada desde los años 20. En el Reino Unido, este año ha sido el más seco desde 1929.

Por otra parte, la capa de hielo del Ártico se ha derretido hasta alcanzar en junio su estado más fino.

No obstante, más avanzado el año podrían llegar temperaturas más frías, por lo que queda por ver si el 2010 sustituirá igualmente al año 2005 como el más caluroso de todos los tiempos.

"Este año, el hecho de que el ciclo de El Niño haya terminado y que parecemos estar en una etapa de transición hacia La Niña, que tiende a enfriar la temperatura media mundial, es posible que no terminemos siendo el año más caluroso de manera generalizada", dijo Lawrimore.

Efectos en EE.UU. El récord de temperaturas altas registrado a nivel mundial no se corresponde con la situación en Estados Unidos, donde el mes de junio sólo ha sido el octavo más cálido hasta la fecha.

"En Estados Unidos, desde enero hasta junio, sólo ha sido una etapa ligeramente más cálida que la media", dijo Lawrimore.

Lo que puede desnivelar la balanza es el desarrollo de La Niña, que posiblemente llegará en julio y agosto, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

Aunque La Niña implica un enfriamiento de las temperaturas a nivel global, la transición supone normalmente un clima más seco y cálido en la franja agrícola del medio oeste estadounidense.

"Va a ser (un año) ligeramente cálido en el este de Nebraska, Iowa y en áreas del oeste de Misuri, con una media por encima de los 90 grados Farenheit (32 grados centígrados)", dijo el meteorólogo agrícola Donald Keeney.

Las altas temperaturas podrían dañar especialmente la polinización del maíz, mientras que el clima seco afectará a los cultivos de soja, dijo Keeney.

Las sequías están teniendo lugar en algunas zonas medias del Atlántico, dijo Lawrimore, pero por ahora son moderadas y suponen 8% del país.

En comparación, 15% de la zona sufría una sequía el año pasado en esta misma época, 27% en 2008 y casi la mitad en 2007.