Las autoridades mexicanas elevaron este domingo la alerta por actividad del volcán Popocatépetl a color amarillo (prevención) fase tres, después que el coloso registró esta madrugada un escalamiento notable en sus niveles de actividad general.

El Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), explicó, en un comunicado, que se activó la fase tres debido a que el coloso, ubicado en los límites de los estados de México y Puebla, registra actividad explosiva de escala intermedia y podría tener crecimiento y destrucción de domos.

El color amarillo fase tres implica un escenario de actividad explosiva de escala intermedia a alta, crecimiento de domos y posible expulsión de lava; explosiones de intensidad creciente y lluvias de ceniza notorias sobre poblaciones cercanas y en menores cantidades en poblaciones más alejadas.

En las últimas ocho horas, ese pico ha lanzado ceniza, y tuvo un episodio volcánico de tremor de gran amplitud, acompañado por emisión continua de emisones de vapor, agua y fragmentos incandescentes, éstos últimos en su mayoría depositados en el cráter del volcán.

El Cenapred, dependiente de la Secretaría de Gobernación, destacó que ante esa situación crecen las posibilidades de que el "Popo" o "Don Goyo", como lo conocen los habitantes aledaños al volcán, pudiera expulsar lava fuera del cráter.

El volcán Popocatépetl es el más activo y vigilado de México, y en las últimas dos semanas se han registrado explosiones, episodios de tremor armónico y trenes de exhalaciones de vapor.

Además, podría haber expulsión de magma, lanzamiento de fragmentos incandescentes y caída notoria de ceniza en poblaciones cercanas, según el Cenapred.

El titular de la Segob, Miguel Angel Osorio Chong, recomendó a las autoridades de Protección Civil de los estados de México, Puebla y Morelos (aledaños a la capital mexicana) coadyuvar en las labores de alertamiento a la población.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) instaló un puesto militar de observación en la zona cercana a la comunidad de Tlamacas, con el fin de coordinar labores informativas con autoridades locales, así como dar a conocer las rutas de un posible desalojo.