París. El estado de uno de los niños enfermos con una cepa de la bacteria E.coli en el norte de Francia ha empeorado, dijo este viernes el ministro de Sanidad, Xavier Bertrand.

Ocho niños han sido hospitalizados tras comer hamburguesas de ternera compradas en la cadena alemana de supermercados Lidl.

Las autoridades sanitarias dicen que la bacteria no está relacionada con la cepa de E.coli que ha causado la muerte de 39 personas y enfermado a 3.000 más, la mayoría de ellas en Alemania, y que se ha atribuido a brotes de vegetales germinados contaminados.

"Esta noche uno de los niños fue puesto en diálisis", declaró Xavier Bertrand en Radio Classique. "Su estado ha empeorado", agregó.

El jueves, las autoridades sanitarias de la región de Nord Pas de Calais, donde están concentradas las infecciones, dijeron que tres de los niños habían sido tratados con hemodiálisis, un método para limpiar la sangre en caso de fallo renal.

Los niños, que tienen entre 20 meses y ocho años, enfermaron con síntomas como diarrea sanguínea. Uno de ellos fue dado de alta el miércoles.

Las autoridades de salud han atribuido el origen de la cepa a unas hamburguesas de ternera vendidas con la etiqueta "Steaks Country".

Lidl, que no cotiza en bolsa y distribuye hamburguesas producidas por el suministrador francés de carne de ternera SEB-CERF, ha retirado todas las hamburguesas con la etiqueta "Steaks Country" de los supermercados.

Guy Lamorlette, presidente ejecutivo de SEB-CERF, dijo el jueves que las hamburguesas congeladas sospechosas provinieron de Alemania.

SEB-CERF, que ha retirado unas diez toneladas de productos de ternera congelada, compra las reses muertas de muchos países europeos y las autoridades sanitarias no han descartado aún el origen de la infección.

Lamorlette dijo que espera para los próximos días los resultados de los análisis sobre el origen de las infecciones.