Santiago. Ejecutivos de la Minera San Esteban, dueña del yacimiento San José, donde quedaron 33 mineros atrapados por más de dos meses, negaron las versiones denunciadas por los trabajadores, quienes señalaron que antes del accidente escucharon ruidos inusuales en el socavón y pidieron permiso para salir a la superficie.

En un comunicado firmado por el gerente de la mina San José, Pedro Simunovic, y Carlos Pinilla, el jefe de operaciones, la firma declaró la "más absoluta y total sorpresa respecto de aquellos dichos".

Puntualizaron que “a ninguno de nosotros, los responsables de la operación de la mina en esos momentos, se nos manifestó, ni por parte de algún trabajador ni del jefe de turno a cargo, comentario alguno respecto de ruidos o explosiones inusuales, ni mucho menos se nos solicitó permiso para abandonar las faenas en virtud del presunto riesgo que se corría”, dijo Cooperativa.

Añadieron que “esperamos que estas afirmaciones, como tantas otras que se han formulado respecto a estos lamentables hechos, se investiguen y esclarezcan hasta las últimas consecuencias".