Cartagena. Autoridades y empresarios latinoamericanos plantearon crear estímulos tributarios para revivir al sector privado de Haití, que quedó devastado por el terremoto de enero que dejó más de 300.000 muertos y daños por hasta 14.000 millones de dólares.

Los donantes internacionales ofrecieron a finales de marzo US$5.300 millones al empobrecido país caribeño, superando las expectativas de una campaña mundial para reconstruirlo, tras lo que es considerado uno de los peores desastres naturales en la historia de la humanidad.

Pero quienes participan del Foro Económico Mundial para América Latina en Cartagena dijeron que la solidaridad y la asistencia deberán coexistir con un sector privado que debe ser refundado y fortalecido para generar empleo.

El presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, propuso estimular la inversión mediante la eliminación del impuesto de renta para el retorno de las utilidades de las compañías a sus casas matrices.

"Es un tipo de incentivo que se va a requerir y que se necesita para atraer la inversión privada", dijo Fernández.

"Hay que crear un sistema que genere confianza, porque el país no sólo debe depender de la ayuda humanitaria que llegue desde afuera, pues son las alianzas público privadas las que permiten el despegue a mediano y largo plazo", puntualizó.

El terremoto de magnitud 7 dejó a cerca de 1,2 millones de haitianos sin hogar.

La ONU había previsto recaudar US$3.900 millones en la conferencia para ayudar a Haití, cuyos costos de reconstrucción fueron calculados en más de un 120 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB).

Cerca de 120 países también realizaron compromisos a largo plazo por un total de US$9.000 millones, que incluyen los 5.300 millones de ayuda en el corto plazo.

"La parte de asistencia en Haití no se va a acabar en el corto plazo por su crisis inmensa y profunda, y la parte privada debe tener claro que los retornos no pueden ser vistos como se ven en otros países", dijo el presidente de la venezolana Empresas Polar, Lorenzo Mendoza.

"La inversión a largo plazo en Haití requiere un sentido de corresponsabilidad corporativa, y estamos dispuestos a hacerlo y no veo una manera distinta de involucrarse sino es a largo plazo", afirmó el empresario del conglomerado venezolano, que ha apoyado con alimentos y agua a los damnificados.