La Paz. La apertura de diferentes sectores en Chile para tratar el tema y la reafirmación peruana de no obstaculizar un acuerdo, generan expectativas para avanzar en la solución del problema marítimo boliviano, coinciden expertos nacionales y legisladores chilenos.

El presidente del Perú, Alan García, en el marco de la reactivación del acuerdo de Ilo, declaró el pasado 19 de octubre que su país no será obstáculo en la resolución del conflicto boliviano-chileno, pero además afirmó que la resolución de ese diferendo es cuestión de justicia. 

Antes de la reunión de Ilo, el tema marítimo ya estaba en la agenda de debate chileno, pero su análisis se intensificó y repercutió en diferentes sectores políticos tras la firma, precisamente, del acuerdo de Ilo que concede a Bolivia facilidades portuarias, económicas y presencia militar en el Pacífico. 

"El acuerdo de Ilo obliga a Chile a dar respuestas; ojalá que esas respuestas sean una solución al tema marítimo", sostuvo el analista Carlos Cordero. Añadió que bajo la actual coyuntura entre los tres países, "a Bolivia le conviene negociar con Chile y tener como aliado a Perú".

Según el tratado de 1929, entre Santiago y Lima, el Perú debe ser consultado en la eventualidad de que la solución al problema boliviano toque sus ex territorios en Arica. Un corredor al norte de Arica es, justamente, una de las alternativas que se manejó en la relación bilateral.

Las administraciones de los presidentes Evo Morales y de la ex mandataria Michelle Bachelet establecieron una agenda de 13 puntos, donde están temas sensibles como el referido a la salida al océano Pacífico.

El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados del Congreso chileno, Marcelo Díaz, expresó a La Razón que el "clima de diálogo bilateral es el apropiado" y que el tema marítimo es seguido con expectación y "desde una lógica muy positiva".

"Tanto Bolivia como Chile han contribuido a asimilar esas condiciones (de diálogo) y hay que fundamentalmente mantenerlas", destacó el legislador del opositor Partido Socialista (PS).

Tres días después de reactivarse el proyecto Mar Bolivia, el senador chileno de la oficialista Unión Demócrata Independiente (UDI), Pablo Longueira, planteó resolver el conflicto con los bolivianos en un plebiscito que no descarte ninguna alternativa, incluida la soberanía.

"En un mundo global tenemos, el gobierno de centroderecha, ojalá estar plebiscitando a los chilenos el próximo año una solución marítima a Bolivia". La ex canciller de Santiago, Soledad Alvear, explicó que una posible salida al mar otorgada por Chile a favor de Bolivia debe contar con el respaldo del Perú en alusión al tratado de 1929. 

El ministro de Defensa de la administración de Sebastián Piñera, Jaime Ravinet, consideró que "es un gran momento para resolver el tema marítimo con Bolivia", porque Morales da garantías de estabilidad en la negociación.

"El momento es muy prometedor para Bolivia", destacó la analista Karen Longaric, quien propone desarchivar la negociación de Charaña de 1975, donde se habló de un corredor al norte de Arica y del canje territorial.

Según el ex canciller Javier Murillo, si bien existe un clima favorable para resolver el conflicto del mar, es necesario que confluyan factores como la voluntad política de Chile, la voluntad de Perú por encaminar una negociación, y una posición boliviana coincidente con la opinión pública respecto de las características y dimensiones de la fórmula de solución.

Difusión. El diputado Guillermo Teillier, del Partido Comunista (PC), coincide en que las relaciones entre Bolivia y Chile marchan bien, aunque a su juicio falta mayor difusión, tanto en la sociedad chilena como boliviana, sobre los temas que están en proceso de debate.

"Creo que hay un buen clima (para las negociaciones). Este es un proceso de mucho diálogo, de ir paso a paso", sostuvo. Chile arrebató a Bolivia su salida soberana a las costas del Pacífico, en la guerra de 1879. Desde entonces, se encaminó una política de Estado para resolver el problema marítimo, que llegó a foros internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA).

La apertura chilena para hablar del tema mar es destacada por el politólogo Franklin Pareja. Además sostiene que "tarde o temprano, el tema será planteado en el marco de una relación trinacional", en alusión a la eventual negociación de una salida a través del corredor al norte de Arica.

Hasta el momento ninguna autoridad del gobierno chileno habló sobre una salida con soberanía, aunque el presidente Piñera, en junio, habría hecho conocer al vicepresidente Álvaro García, a través de su canciller, Alfredo Moreno, que la "La Moneda no está disponible" para tratar cesión de soberanía.

García salió al paso y respondió, en ese entonces, que el "Gobierno en cualquier escenario internacional siempre ha reafirmado y va a reafirmar la demanda a una salida soberana al océano Pacífico".

El 20 de octubre, día en el que se cumplieron 106 años de la firma del Tratado de Paz y Amistad entre Bolivia y Chile, Piñera, desde Londres, abogó por el diálogo para resolver los conflictos. "Las relaciones Chile y Bolivia, y entre Chile y Perú, están mirando al futuro, a resolver los problemas. El pasado nos divide, el futuro nos une. Y el futuro tiene que ganarle siempre al pasado".

La Constitución Política, en el parágrafo primero del artículo 267, establece: "El Estado boliviano declara su derecho irrenunciable e imprescriptible sobre el territorio que le dé acceso al océano Pacífico y su espacio marítimo".

El parlamentario del Partido por la Democracia Cristiana (PDC), Jorge Tarud, afirmó que las negociaciones marchan por buen camino y que "el diálogo (de la agenda sobre los 13 puntos) se está llevando en forma seria y responsable. Este diálogo es fructífero y esa es la forma seria de trabajar en el ámbito diplomático".

Entretanto, el ex canciller boliviano Gustavo Fernández consideró interesante la apertura chilena al debate político, entre oficialistas y  oposición, sobre la necesidad de avanzar en la resolución del tema pendiente con su vecino, Bolivia.

"Hay opiniones favorables a la salida al mar de Bolivia, pero no se puede decir que sea posición del Gobierno chileno, que no está muy convencido de que ese sea el camino (el corredor al norte de Arica)", consideró. Comisiones técnicas de ambos países se reunirán en noviembre, en Santiago, para evaluar el avance de la agenda de 13 puntos. Piñera visitará Bolivia el 27 de noviembre.

Bolivia afianza su presencia. El acuerdo del 19 de octubre en Ilo es una ampliación del convenio firmado en 1992, entre los presidentes de Bolivia, Jaime Paz Zamora, y de Perú, Alberto Fujimori.

El acuerdo amplía una franja de playa de 2 kilómetros (otorgada en 1992) a 3,8 kilómetros, que se divide en una zona turística y una zona franca económica especial, un puerto de atraque para buques bolivianos y un anexo para la Escuela Naval Boliviana, donde se dará instrucción a cadetes. El acuerdo otorga a Bolivia el enclave marítimo por 99 años.