Una toma de rehenes se produce este jueves en la localidad de Pilar, en el Gran Buenos Aires, luego de que se produjera un frustrado asalto a un banco.

Los delincuentes intentaron asaltar una sucursal del Banco Nación, pero ante la rápida llegada de la policía bonaerense, los asaltantes se atrincheraron y tomaron a 40 rehenes, quienes se encontrarían en buenas condiciones.

Tal como en el cine, los rehenes han establecido diálogo con la televisión local, afirmando en despachos en directo que no entregarán a los retenidos si las autoridades no cumplen con sus demandas: comida y un automóvil.

Ha trascendido que los asaltantes tienen en su poder una bomba con la que amedrentaron a los guardias del banco, la que según afirmaron por televisión, estaría ya desactivada.