Guasimal, Cuba. Rescatistas cubanos hallaron este viernes la caja negra del avión que se estrelló con 68 ocupantes a bordo, en un hallazgo que podría aclarar la tragedia en que murieron turistas de 10 países.

Todos los ocupantes del ATR-72 murieron cuando el avión de la aerolínea estatal cubana Aero Caribbean se precipitó el jueves en una zona rural del centro de Cuba, dejando en el cielo un rastro de humo y fuego.

"La caja negra y de voz de la nave accidentada (...) fueron encontradas, por lo que la investigación en curso dispondrá de elementos básicos para su labor", dijo la agencia estatal de noticias AIN.

Medios locales dijeron más temprano el viernes que todos los cadáveres quedaron calcinados.

Jorge González Pérez, famoso forense de la isla que participó en la década de 1990 en el rescate de los restos del legendario guerrillero argentino Ernesto "Che" Guevara en Bolivia, dijo que el estado de los cadáveres dificulta la investigación pero aseguró que la isla tiene los medios para identificar a las víctimas.

"Si bien por una parte el estado de carbonización de la mayoría de los cadáveres dificulta el proceso investigativo, por otra resulta encomiable la manera en que logró preservarse el lugar de los hechos", dijo González al periódico estatal Escambray.

El forense dijo que la investigación en curso la realizan expertos cubanos. Los cadáveres están siendo trasladados a La Habana para su identificación.

Según el Instituto de Aeronáutica Civil, el avión envió una señal de emergencia y desapareció de los radares.

Vecinos de Guasimal, un pueblo rural a 350 kilómetros al sudeste de La Habana, contaron que vieron caer la aeronave y estallar en una llamarada que iluminó el cielo.

"Iba como perdiendo fuerza, no tenía estabilidad. Trató de levantar vuelo y empezó a echar un humo blanco", dijo a Reuters la residente del lugar Mirelda Borroto.

Kenia Díaz, otra vecina, dijo que el potente rugido del avión volando a baja altura sembró el pánico en Guasimal.

"Todo el mundo salió corriendo. Mi mamá gritaba '¡Llegó la guerra!", contó.

El avión cayó en una zona de vegetación tan espesa que los rescatistas debieron utilizar un buldózer para llegar hasta los restos.

Víctimas. Cuarenta de las personas a bordo eran cubanas y 28 turistas extranjeros. Volaban a La Habana desde Santiago de Cuba, la segunda ciudad del país en el extremo oriental.

El turismo es una de las principales fuentes de ingresos de divisas de Cuba.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, enviará a Cuba un avión para repatriar los restos de los nueve argentinos que perecieron en el accidente.

México mandó funcionarios de su embajada en La Habana a la zona del accidente para facilitar la identificación de siete víctimas de ese país.

Además de los argentinos y mexicanos viajaban en el avión tres holandeses, dos alemanes, dos austríacos, un español, un francés, un italiano, un japonés y un venezolano, dijeron las autoridades.

El sitio oficial Cubadebate (www.cubadebate.cu) publicó la lista de los pasajeros.

Causas del accidente. ATR, el fabricante del avión, dijo que la nave de turbohélice accidentada en Cuba fue producida en 1995 y acumulaba casi 25.000 horas de vuelo. Aero Caribbean la operaba desde el 2006.

"En este momento las razones del accidente son todavía desconocidas", dijo la empresa en un comunicado.

ATR, una empresa mixta entre el grupo europeo EADS y la italiana Finmeccanica, dijo que formó un equipo para ofrecer asistencia técnica a los investigadores cubanos.

Fotografías publicadas en el sitio Cubadebate muestran los restos del avión ardiendo en medio de la noche.

Los mensajes de condolencia llegaron desde países como España y Venezuela.

Fue el peor accidente aéreo en Cuba desde el 3 de septiembre de 1989, cuando un Ilyushin-62M de fabricación soviética se estrelló tras despegar del aeropuerto de La Habana, causando la muerte a sus 126 ocupantes.