Monterrey. Autoridades encontraron este miércoles muerto al alcalde de un municipio turístico cercano a la industrial ciudad mexicana de Monterrey que fue secuestrado días atrás, en medio de un incremento de la violencia del narcotráfico.

El cuerpo del alcalde de Santiago, Edelmiro Cavazos, fue hallado con la cara vendada y las manos atadas en un camino rural. El político derechista militaba en el mismo partido del presidente Felipe Calderón, quien condenó el crimen a través de un texto que escribió en su cuenta de Twitter.

"La muerte de Edelmiro nos indigna y nos obliga a redoblar la lucha en contra de estos cobardes criminales que atentan contra ciudadanos", escribió Calderón.

Decenas de soldados y policías estaban en la escena donde se encontró el cadáver de Cavazos, a las afueras de la colonial ciudad de Santiago.

El crimen del joven presidente municipal, educado en Estados Unidos y que había sido secuestrado en su casa este domingo en la noche, agudizó una escalada de violencia en Nuevo León, uno de los estados más ricos del país y fronterizo con Texas.

Monterrey, capital de Nuevo León, y su área conurbana era hasta hace poco una ciudad tranquila y segura para vivir, pero fue alcanzada por el avance de la violencia del narcotráfico.

Se dispara la violencia.  La violencia aumentó sobre todo enero, con bandas de sicarios bloqueando avenidas principales de la ciudad -la tercera del país en población- en medio de luchas entre el cártel del Golfo y su antiguo brazo armado, los Zetas.

La ola de asesinatos, que en todo el país suman más de 28.000 desde que Calderón asumió en diciembre de 2006, también aterroriza al vecino estado de Tamaulipas, donde días antes de elecciones locales en julio fue asesinado el candidato favorito a gobernador, del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El gobernador del Nuevo León, Rodrigo Medina, dijo días atrás que el secuestro de Cavazos obedeció probablemente a sus esfuerzos por limpiar de corrupción dentro de la policía de Santiago. Esta es la primera vez que sicarios de la droga atacan directamente a un funcionario público en Nuevo León.

La violencia en el estado está todavía por debajo de los niveles que se registran en Ciudad Juárez, en el también norteño estado de Chihuahua, pero los crímenes en Monterrey son un desafío para Calderón mientras empresas extranjeras cuestionan la seguridad para invertir y hacer negocios.

Grupos empresariales locales publicaron el miércoles en los diarios mexicanos un comunicado pidiendo a Calderón enviar más soldados a Monterrey.

En los operativos antidrogas que Calderón lanzó hace más de tres años y medio participan decenas de miles de militares y policías federales en varios estados.