Nueva York. Más de 10.000 trabajadores que sufren problemas de salud derivados de los ataques del 11 de septiembre del 2001 en el World Trade Center llegaron a un arreglo por US$712 millones con la ciudad de Nueva York, dijeron funcionarios.

Más de 95% de los 10.563 trabajadores tenían que aceptar el acuerdo para seguir adelante con el proceso.

El Garretson Resolution Group, que ha evaluado los reclamos, dijo en una carta al juez federal que preside el caso que 95,1% de los trabajadores (10.043) habían presentado documentos en los que aprobaban el arreglo.

El dinero provendrá de un fondo de seguro financiado a nivel federal, la WTC Captive Insurance Company, creada en el 2004 con un subsidio de US$1.000 millones de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias.

Los bomberos, policías, contratistas y otros que trabajaron en la Zona Cero, el "Ground Zero", en las ruinas del World Trade Center, demandaron a la ciudad y a sus empleadores por las heridas que sufrieron a raíz de los trabajos de rescate y limpieza.

El acuerdo contempla pagos individuales y las personas que reciben indemnizaciones como empleados seguirán teniendo asistencia. Las víctimas que sufren asma severa y cánceres obtendrán las mayores sumas, de hasta US$1 millón.