Campamento Esperanza. Con aplausos en el subsuelo y canciones religiosas en la superficie fue recibido el rescatista Manuel González, el primero en llegar al sitio donde están los 33 mineros atrapados desde el 5 de agosto.

La imagen de Manuel González, llegando con su cápsula enfundada en una bandera chilena, emocionó a todo el país que seguía atentamente todas las circunstancias del rescate minero más extenso y titánico de la historia mundial, con 69 días de aislamiento.

Mientras en el fondo de la mina reinaba la algarabía y se hacían los preparativos para el ascenso, en el campamento los familiares de los mineros se trenzaban en una fuerte discusión con los cientos de periodistas apostados en el sector.