Nueva York. El director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, un hombre acostumbrado a las habitaciones en hoteles de lujo y viajes de avión en primera clase, se mudará a la cárcel de Rikers Island en Nueva York.

Strauss-Kahn fue transferido desde un centro de detención adyacente a la Corte Criminal de Manhattan a Rikers Island, dijo un portavoz del departamento penitenciario de Nueva York.

Strauss-Kahn podría quedar aislado con control continuo, en gran parte para su propia protección ante reclusos que podrían buscar la fama atacando a alguien tan conocido como él, de acuerdo a personas conocedoras de los procesos de la cárcel y que no quisieron ser citadas.

Rikers, un complejo de 10 cárceles en una isla de 168 hectáreas cerca del aeropuerto de LaGuardia, es conocida por ser el lugar al que se envía a sospechosos con juicios pendientes o a quienes deben servir condenas cortas.

Rikers, que data de la década de 1930, alberga a unos 11.000 reos y es un lugar peligroso.

"Está atestada y la comida es terrible. Y una de las cosas peligrosas es que se aprovechan de los famosos", dijo Gerald Lefcourt, un conocido abogado defensor.

Los recién llegados son sometidos a un exhaustivo estudio de su historia y posibles asociaciones criminales. Los guardias buscan tatuajes o cualquier signo que pueda delatar pertenencia a una banda criminal.

Los funcionarios asignan un puntaje para determinar el riesgo de seguridad del preso. Los reos de bajo riesgo son alojados en dormitorios repletos que albergan a decenas de personas.

Se supone que Strauss-Kahn podrá usar su propia ropa, tener libros y leer el diario. Las celdas comunes tienen televisión.