Estambul. El presidente turco Tayyip Erdogan ha ordenado el cierre de más de 1.000 colegios privados y ampliado el período en el que algunos sospechosos pueden quedar detenidos sin cargos en su primer decreto desde la declaración del estado de emergencia .

Erdogan declaró el estado de emergencia durante tres meses a última hora del miércoles argumentando que permitiría a las autoridades erradicar rápida y eficazmente a los partidarios del golpe de estado fallido del pasado fin de semana en el murieron al menos 246 personas.

El estado de emergencia permite que el presidente y el gobierno aprueben leyes sin necesidad de pasar antes por el filtro parlamentario y también les permite limitar o suspender derechos y libertades si lo juzgan necesario.

Las autoridades turcas ya han puesto en marcha una serie de purgas en masa en las fuerzas armadas y en la policía, así como en los ámbitos judicial y educativo, dirigidas a los seguidores de Fethullah Gülen, un clérigo musulmán radicado en Estados Unidos al que Erdogan acusa de ser el cerebro del golpe fallido. Gulen, de 75 años, niega estas acusaciones.

Este primer decreto firmado por Erdogan autoriza el cierre de 1.043 escuelas privadas, 1.229 organizaciones benéficas y fundaciones, 19 sindicatos, 15 universidades y 35 instituciones médicas por presuntos vínculos con el movimiento de Gülen, informó el sábado la agencia estatal de noticias Anadolu .

Erdogan también ha aprobado ampliar de 4 a 30 días el periodo máximo en el que ciertos sospechosos pueden ser detenidos, dijo Anadolu, para facilitar una investigación exhaustiva sobre el intento de golpe.

El Parlamento tiene que aprobar el decreto pero sólo necesita una mayoría simple que ya tiene el gobernante partido AK, fundado por Erdogan y en el poder desde 2002.

En una comparecencia parlamentaria a última hora del viernes, Erdogan prometió llevar a la justicia a los partidarios del movimiento "terrorista" de Gülen. También inspeccionó partes dañadas del edificio del parlamento en Ankara que fueron bombardeadas por los golpistas el pasado fin de semana.