Madrid. España acogió a un ciudadano de origen afgano procedente de la cárcel de la Bahía de Guantánamo, en Cuba, como parte de un acuerdo entre los gobiernos español y estadounidense, informó este jueves el ministerio del Interior.

Se trata del tercer preso de la base que llega a España tras la acogida de un ciudadano palestino en febrero y de otro yemení en mayo.

España y Estados Unidos acordaron en abril que cuatro internos de Guantánamo fueran reubicados como parte del plan del presidente Barack Obama para cerrar la prisión.

El preso no tiene causas judiciales pendientes por delitos de terrorismo en España ni en ningún país de la Unión Europea, ni tampoco en Estados Unidos ni en su país de origen, según el ministerio del Interior.

A partir de este momento, el ciudadano afgano recibirá un permiso de residencia y trabajo en España y disfrutará de todos los derechos reconocidos en la Ley Orgánica sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España.

La prisión militar de Guantánamo se creó tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos, en los que murieron casi 3.000 personas, para la reclusión e interrogatorios de prisioneros capturados después de que fuerzas lideradas por los estadounidenses invadieran Afganistán para derrocar a los talibanes y sus aliados de Al Qaeda.

Muchos detenidos fueron capturados fuera de Afganistán como parte de la "guerra global" contra el terrorismo lanzada por el ex presidente de Estados Unidos George W. Bush.

La prisión ha sido objeto de una enorme controversia por acusaciones de tortura y de relegar a los prisioneros a un limbo jurídico.

Obama prometió cerrar Guantánamo en enero de 2010, pero las dificultades políticas y diplomáticas hicieron imposible que se cumpliera ese plazo.

La base aún alberga unos 180 prisioneros.