Un informe de la Dirección de Asuntos Consulares del Ministerio de Relaciones Exteriores, “Informe Especial. Retornos y Repartíos de uruguayos y uruguayas. 2011”, da cuenta de que desde el año 2009 se triplicó el número de uruguayos que retornaron al país desde el exterior o fueron repatriados.

El principal país de procedencia en los dos últimos años, tanto en los casos de retorno como en los de repatrio, es España (54%), seguido por Estados Unidos (23%). El restante 23% se reparte entre los países de la región, entre los que se encuentra Argentina (5%) y Brasil (3%); e Italia (2%) y otros (13%).

Esto coincide con lo que este viernes el demógrafo Juan José Calvo declaró a El Observador sobre que en el último tiempo el mayor volumen de uruguayos de regreso del exterior se registró de países como España y Argentina.

Polémica con embajador argentino. Sus declaraciones se enmarcan dentro de la polémica que se suscitó luego de las declaraciones del embajador argentino en Uruguay, Dante Dovena, quien en declaraciones al Sodre señaló que en Argentina residían un millón de uruguayos y que gracias a ello aquí no había un alto índice de desocupación.

Calvo rebatió estas declaraciones y señaló que esta cifra no concuerda con la realidad. “El stock total de uruguayos viviendo en el exterior ronda entre los 500 y 550 mil en todo el mundo. El embajador está manejando que viven en Argentina el doble de los que viven en todo el exterior”, refutó.

Características de los retornantes. Las cifras del documento de Cancillería descubren que en 2009 se registraron en promedio entre 80 y 100 retornos mensuales, en 2010 entre 150 y 200 y en 2011 entre 300 y 350.

El documento señala también que la mayoría de las personas que retornaron en 2011 salieron del país durante el período denominado “emigración reciente”, que abarca el período de años que van desde 2000 a 2006, y representa casi un 64% del total de uruguayos emigrantes.

Ente las características predominantes de las personas que regresaron el 2011 se destacan: educación media-baja (63%) y una edad promedio de 42 años. Entre los motivos más frecuentes de retorno se destacan las razones económicas (65%). “Habiendo gozado, en un primer momento, de buenas condiciones de residencia, tuvo que adelantar su retorno por la crisis económica”, señala el documento de Cancillería.

En tanto, un 10% señala que vuelve por motivos netamente identitarios, es decir, que vuelve a Uruguay porque extraña y desea criar aquí a sus hijos. Un 8,5% declara volver por problemas familiares y/o de salud; y un 15% por otro motivo como que no se encontraba documentada en el país de destino.