Mar del Plata. Con la intención de "recuperar el clima de confianza necesario", España demostró su disposición para mediar en el conflicto límitrofe que enfrentan en la actualidad los países centroamericanos de Costa Rica y Nicaragua.

La voluntad española se demostraría en la participación de un eventual Grupo de Países Amigos, instancia que resolvería los problemas entre ambas naciones de la región.

De acuerdo a lo expresado por la ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, la presidenta costarricense, Laura Chinchilla, y la presidenta de la Corte Suprema de Nicaragua, Alba Luz Ramos, expusieron sus puntos de vista en una reunión que agrupó a representantes de estos tres países, aprovechando la realización de la XX Cumbre Iberoamericana.

Jiménez calificó de "muy productiva y muy útil" esta reunión de trabajo, un encuentro en el que las representantes de Costa Rica y Nicaragua mostraron su "disposición al diálogo" y en el que se pidió a España que participe en un eventual Grupo de Amigos que ayude a solucionar la crisis, según informó La Tercera.

Junto al Rey de España y la jefa de la diplomacia española, asistieron también a este encuentro los presidentes Álvaro Colom (Guatemala), Mauricio Funes (El Salvador) y Ricardo Martinelli (Panamá), así como el secretario general del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), Juan Daniel Alemán.