Madrid. El espacio aéreo de España fue reabierto este sábado, después de que una huelga ilegal de controladores paralizara los aeropuertos por segundo día y el gobierno declarara su primer estado de alarma de la era pos-franquista.

Los controladores comenzaron a regresar a sus trabajos este sábado por la tarde, pero el ministro de Fomento, José Blanco, dijo que pasarían entre 24 y 48 horas antes de que el tráfico aéreo regresara a la normalidad.

"Todo el espacio aéreo español en este momento está abierto. Ya están empezando a volar (aviones)", dijo Banco en una entrevista a la cadena de televisión CNN+.

Blanco dijo que se han abierto expedientes a varios controladores y confió en que aún pueda mantenerse el diálogo con este colectivo "en el marco de la ley, no con amenazas ni chantajes".

Este viernes 3 de diciembre, el Ejército español asumió el control de las torres de tráfico aéreo y el Gobierno amenazó con tomar acciones legales contra los trabajadores envueltos en una prolongada disputa por condiciones laborales con la autoridad aeroportuaria AENA, controlada por el Estado.

Pasajeros quedaron varados en los aeropuertos de todo el país mientras la paralización no oficial desataba el caos y amenazaba con agudizar los problemas económicos del país.

España está aplicando a cabo duras reformas y cortes de gastos para controlar su déficit y aliviar los temores de los mercados de que el país podría necesitar un rescate similar al de Irlanda.

AENA anunció que el espacio aéreo español fue reabierto a mediados de la tarde.

Numerosas aeorolíneas, incluyendo la local Iberia y Ryanair, cancelaron vuelos. Iberia dijo que esperaba reanudar sus servicios largamente retrasados desde el sábado por la noche.

Violación de la ley. El viceprimer ministro del gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, afirmó previamente que si los controlares aéreos no regresaban a trabajar estarían violando la ley.

"Caso de no asistir al trabajo estarían incurriendo en delito de desobediencia tipificado en el Código Penal militar", indicó el vicepresidente, sin dar detalles sobre las acciones que se tomarían a nivel oficial.

El gobierno declaró previamente el sábado un estado de alarma, el primero desde la reinstauración de la democracia de España, periodo que empezó con la muerte del dictador Francisco Franco en 1975 y el término del régimen militar.

Causa de paralización. La paralización ilegal se produjo después de que el gabinete aprobó cambios en las condiciones de trabajo de los controladores aéreos y en las horas que deben realizar por año, además de una ley que permite al Ejército asumir el control del espacio aéreo en momentos de emergencia.

Los sindicatos también condenaron los planes para privatizar un 49 por ciento de AENA, a fin de recaudar hasta 9.000 millones de euros.

El Ejército español tomó el control de las torres de tráfico aéreo cuando la huelga de los controladores dejó aviones varados e interrumpió los viajes de alrededor de 250.000 personas en uno de los fines de semana de feriados más ajetreados de España.

"Parecía las imágenes que ves en la televisión de los desplazados por las guerras, con niños llorando y gente tirada con mantas por el suelo", dijo a la cadena CNN+ una mujer que tenía que viajar el sábado por la tarde de Madrid a Tenerife y que pasó 12 horas en la terminal de Barajas.

"Un caos increíble, no hemos podido dormir porque nos han aconsejado que no lo hiciéramos ante el peligro de carteristas", afirmó.

Sin advertencia. Los controladores no dieron advertencia alguna antes de empezar a abandonar sus puestos señalando que estaban indispuestos, efectivamente cerrado todo el espacio aéreo de España excepto por la región sureña de Andalucía.

La crisis surgió en un momento de extrema sensibilidad económica en Europa respecto a España, un país que tiene en el turismo uno de sus principales motores de empleo y riqueza.