Madrid. El Tribunal Constitucional ha decidido no suspender cautelarmente la aplicación de la nueva ley del aborto mientras estudia el recurso de inconstitucionalidad presentado por el Partido Popular contra la norma, informó este miércoles el Alto Tribunal.

La Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que entró en vigor el 5 de julio, permite abortar libremente en las 14 primeras semanas de gestación y autoriza que menores de 16 y 17 años aborten sin el consentimiento paterno en algunos casos concretos.

El Constitucional admitió a trámite a finales de junio los recursos presentados por el PP y por el Gobierno de Navarra contra los aspectos más conflictivos de una norma que ha sido muy criticada por algunos sectores de la sociedad.

Además del recurso, el PP había solicitado la suspensión cautelar de los ocho preceptos recurridos, entre ellos el que permite a la madre abortar libremente en las primeras 14 semanas de gestación, pero el Constitucional ha decidido denegar la suspensión.
El tribunal comunicó que cuatro de sus miembros habían emitido votos particulares al respecto, pero su contenido no se conocerá hasta dentro de unos días.

Los 'populares' basan su recurso en la propia doctrina del Tribunal Constitucional, que protege la vida del "nasciturus" y que, según los recurrentes, queda absolutamente desprotegida en las primeras 14 semanas de gestación con la nueva ley.

Además, el PP recurre también la medida que permite a las mayores de 16 años y menores de 18 abortar sin el consentimiento, en ocasiones, de los padres o tutores, así como la limitación de la objeción de conciencia del personal sanitario.

El Real Decreto que desarrolla la ley establece que las menores de 16 y 17 años tienen potestad para decidir abortar, aunque añade que al menos uno de sus padres o tutores deberá estar informado de la decisión.

Si la menor alega un conflicto grave al informar a sus progenitores, el médico podrá solicitar un informe psiquiátrico, psicológico o de un trabajador social para determinar si las alegaciones tienen fundamento.

El gobierno de Navarra impugnó los artículos relativos a las menores de 18 años, la objeción de conciencia y un apartado de la ley que cree que vulnera las competencias exclusivas del Ejecutivo foral en organización y prestación de servicios sanitarios.

La nueva ley del aborto establece la posibilidad de interrumpir el embarazo hasta la semana número 22 si hay un alto riesgo para la vida o la salud de la madre o anomalías en el feto, y sin límite para las anomalías muy graves o incurables o cuando los facultativos lo estimen oportuno.