Tripoli. Estados Unidos acusó al libio Muammar Gaddafi este viernes de desafiar las demandas internacionales por un cese al fuego inmediato, horas después de que el presidente Barack Obama dijera que el líder enfrentaba una acción militar si no cumplía.

Un funcionario de Seguridad Nacional de Estados Unidos dijo que las fuerzas de Gaddafi continuaban avanzando hacia el bastión rebelde de Bengasi, pese a un cese al fuego anunciado por el gobierno libio anteriormente en el día.

En Bengasi, los rebeldes dijeron que temían un ataque de las fuerzas gubernamentales, mientras que en la ciudad occidental de Misrata, también en manos opositoras, los residentes comentaron que enfrentaron un día de fuertes bombardeos.

"Todos los ataques contra civiles deben detenerse", dijo Obama, un día después de que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución autorizando la intervención militar internacional para proteger a los civiles en Libia.

Subrayando un compromiso para proteger a las personas en todo el país, y no sólo en el este rebelde, Obama específicamente instó a las fuerzas de Gaddafi a retirarse de las ciudades occidentales de Zawiyah y Misrata, además del pueblo de Ajdabiya.

"Gaddafi debe detener el avance de sus tropas sobre Bengasi, retirarlas de Ajdabiya, Misrata y Zawiyah, y reanudar el suministro de agua, electricidad y gas a todas las áreas. Se debe permitir que llegue asistencia humanitaria al pueblo de Libia", afirmó el mandatario.

"Voy a ser claro, estos términos no son negociables (...) si Gaddafi no cumple (...) la resolución será apoyada por una acción militar", añadió.

Un comunicado emitido en París en nombre de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y estados árabes se hizo eco de las declaraciones de Obama.

El embajador francés ante la ONU dijo que esperaba el comienzo de una intervención militar pocas horas después de que se realice una reunión en París este sábado.

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, y el primer ministro británico, David Cameron, discutirán los próximos pasos sobre Libia con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y líderes árabes en París.

"Mañana (sábado) tendremos una cumbre en París con todos los grandes participantes en las operaciones y en el esfuerzo diplomático. Por lo que creo que será un buen momento de enviar la última señal", dijo el embajador Gerard Araud al programa Newsnight de la cadena BBC.

"Dimos el ultimátum sobre el cese al fuego y establecimos las condiciones. Creo que después de la cumbre, en las horas siguientes, lanzaremos la intervención militar", añadió.

Tropas de Gaddafi avanzan. En Washington, un funcionario de seguridad nacional, que habló bajo condición de anonimato, dijo que el movimiento de tropas oficiales hacia Bengasi era "decidido".

La valoración estaba basada en reportes oficiales que llegaron a las agencias de seguridad estadounidenses en Washington, explicó el funcionario.

Al ser consultada por CNN sobre si Gaddafi estaba violando la resolución de la ONU, la enviada estadounidense ante Naciones Unidas, Susan Rice, dijo: "Sí, lo está".

En Trípoli, el gobierno dijo que no había utilizado bombas desde que anunció el cese al fuego.

"No hemos bombardeado nada desde que se declaró el cese al fuego", dijo el viceministro de Relaciones Exteriores Khaled Kaim a periodistas al ser consultado sobre reportes de continuas operaciones del gobierno en Misrata y otras partes del país.

Kaim dijo que Libia estaba pidiendo a China, Alemania, Malta y Turquía que enviaran observadores para supervisar su cumplimiento del cese al fuego.

Pero Alemania dijo este sábado que rechazaba la invitación diciendo que sólo Naciones Unidas debería llevar a cabo esa tarea.

Una portavoz de la cancillería alemana, que este jueves se abstuvo de votar la resolución de la ONU, dijo: "Es el trabajo de la ONU y de nadie más supervisar el cese al fuego o decidir cómo será supervisado".

Un médico en Misrata contactado por teléfono en la tarde dijo que los bombardeos habían sido fuertes durante el día.

"Ahora están en las afueras de la ciudad y aún puedo oír bombas de vez en cuando", comentó.

Los ataques de las fuerzas libias dejaron unos 25 muertos, entre ellos niños, informó a Reuters un médico en el lugar.

Rebeldes en Bengasi dijeron que la declaración de cese al fuego de Gaddafi era una artimaña.

"Está mintiendo. Sus tropas están avanzando. No creemos en lo que dice Gaddafi", dijo Mohammed Ishmael al-Tajouri, de la coalición rebelde de Bengasi. "Cuando llegue a Bengasi llegará luchando. No hay negociación con Gaddafi", añadió.

El canciller francés, Alain Juppe, dijo que estaba todo listo para lanzar las operaciones militares en Libia. Francia y Gran Bretaña han sido grandes defensores de la acción militar.

Tras embarcarse en guerras en Afganistán e Irak, Estados Unidos insistió en que participará en el esfuerzo pero no lo liderará y Obama afirmó que no enviará tropas a Libia.