Santiago. Un estudio de la Unidad de Diagnóstico de la Cámara de Diputados de Chile difundido este lunes advirtió que el desierto del norte del país avanza hacia la zona centro como parte de un proceso de desertificación progresivo, asociado a los cambios del clima.

De acuerdo con el informe, el desierto de Atacama, que abarca las regiones de Arica y Parinacota hasta Atacama, se extiende a razón de 400 metros a un kilómetro al año, debido a las escasez de lluvias.

El estudio consigna además que la degradación de los suelos afecta al 62,3% de la superficie de Chile, unos 47,3 millones de hectáreas.

"La idea es dictar leyes y elaborar políticas, nos falta una plan nacional para afrontar el avance del desierto, si esto se hubiera enfrentado hace treinta años no estaríamos en esta situación", dijo el presidente de la Cámara de Diputados, Nicolás Monckeberg, al periódico local "El Mercurio" al abordar las conclusiones del estudio.

El gobierno de Chile ha declarado este año 93 municipios o distritos con emergencia hídrica ante la falta de agua, desde la región de Coquimbo (400 kilómetros al norte de Santiago) hasta el Maule (470 kilómetros al sur de la capital).

Chile atraviesa una sequía que se ha prolongado casi cinco años, en un hecho atribuido al fenómeno de La Niña, esto es bajas temperaturas en la Corriente de Humboldt y también a los efectos del Calentamiento Global.

No obstante expertos han estimado que las sequías han formado parte habitual de la zona norte y centro del país desde 1950 y se ha registrado un déficit de precipitaciones desde 1924.

Según el informe de los diputados chilenos el fenómeno se ha traducido en una caída del 32% de la productividad agrícola con un impacto social que anualmente significa la migración de 45.000 personas del campo a las ciudades.