Ginebra. Un equipo internacional de científicos en Italia que está estudiando las mismas partículas de neutrinos que según unos colegas parecen haber viajado más rápido que la luz rechazó el fabuloso hallazgo este fin de semana, diciendo que sus pruebas habían demostrado que debían estar equivocados.

El anuncio de septiembre del hallazgo, respaldado la semana pasada después de nuevos estudios, causó furor en el mundo científico, ya que parecía sugerir que las ideas de Albert Einstein sobre la relatividad, y gran parte de la física moderna, se basaban en una premisa errónea.

El primer equipo, formado por miembros del experimento OPERA en el laboratorio Gran Sasso al sur de Roma, dijo que había registrado que los neutrinos enviados a ellos desde el centro de investigación CERN en Suiza habían llegado 60 nanosegundos antes de lo que habría hecho la luz.

Pero ICARUS, otro experimento en Gran Sasso - que se encuentra a profundidad bajo unas montañas y está gestionado por el Instituto Nacional de Física de Italia - alega ahora que sus medidas de la energía de neutrinos al llegar contradicen esa lectura.

En un artículo publicado el sábado en la misma página web que los resultados de OPERA, arxiv.org/abs/1110.3763v2, el equipo de ICARUS dice que sus hallazgos "refutan una interpretación superlumínica (más rápida que la luz) del resultado de OPERA".

Ellos argumentan, basándose en estudios recientemente publicados por dos importantes físicos estadounidenses, que los neutrinos enviados desde el CERN, cerca de Ginebra, deberían haber perdido la mayor parte de su energía si hubieran viajado a incluso una minúscula fracción más rápido que la luz.

Pero, de hecho, dicen los científicos de ICARUS, el haz de neutrinos tal y como fue analizado en sus equipos registró un espectro de energía que se correspondía plenamente con el que deberían tener unas partículas que viajaran a la velocidad de la luz y no más.

El físico Tomasso Dorigo, que trabaja en el CERN, la Organización Europea para la Investigación Nuclear, y el Fermilab estadounidense cerca de Chicago, dijo en un 'post' en la web Scientific Blogging que el artículo de ICARUS era "muy simple y definitivo".

Dice, escribió, "que la diferencia entre la velocidad de neutrinos y la velocidad de la luz no puede ser tan grande como la registrada por OPERA, y es desde luego menor que eso en tres órdenes de magnitud, y compatible con cero".

Según la teoría de Einstein de 1905 sobre la relatividad especial, nada puede viajar más rápido que la luz. Esa idea está en el corazón de toda la ciencia actual del cosmos y de cómo se comportan la enorme variedad de partículas que lo componen.

Hubo un escepticismo generalizado cuando los resultados de OPERA se revelaron por primera vez, e incluso los líderes del experimento insistieron en que no estaban anunciando un descubrimiento, sino simplemente registrando las mediciones que habían hecho y comprobado cuidadosamente.

Sin embargo, el viernes pasado dijeron que un nuevo experimento con haces más cortos de neutrinos del CERN e intervalos mucho mayores entre ellos habían producido el mismo resultado. Científicos independientes dijeron sin embargo esto no era concluyente.

Se están preparando otros experimentos - en el Fermilab y en el laboratorio KEK, en Japón - para intentar replicar los hallazgos de OPERA. Sólo la confirmación de uno de estos abriría el camino para declarar un descubrimiento científico completo.