Madrid. El grupo independentista vasco ETA puso este domingo condiciones al fin de su lucha, advirtiendo de que se reserva el derecho a defenderse durante un llamado "alto el fuego".

El anuncio de ETA de una tregua este mes fue recibido con escepticismo por parte del gobierno y de otras fuerzas políticas porque no ofreció ninguna prueba de ello y ha roto este tipo de altos al fuego en el pasado.

"ETA tiene disposición para un alto el fuego permanente y verificable, y también para ir más lejos, si se crean las condiciones para ello", dijeron dos miembros del grupo en una entrevista con el diario Gara.

Los representantes de ETA dijeron que negociadores de todos los representantes políticos y sociales relevantes deberían fijar las directrices para trabajar hacia el reconocimiento de un Estado vasco.

No hubo una reacción inmediata del gobierno, aunque éste ha dicho reiteradamente que el único anuncio que le interesa de ETA es el de su disolución.

Fuentes del Ministerio del Interior citadas por el diario El País insistieron en que el gobierno no acepta condiciones de la banda, sólo el abandono de las armas.