Moscú. Una reunión tripartita sobre Ucrania del presidente ruso, Vladimir Putin, su homólogo francés, Francois Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, concluyó a primeras horas del sábado en esta capital con el compromiso de trabajar acerca de un "posible documento conjunto".

El encuentro de casi cinco horas permitió a los participantes acordar la elaboración de un "posible documento conjunto" que incluiría las ideas propuestas por los líderes de Francia, Alemania, Rusia y Ucrania, destacó este sábado a la prensa Dmitry Peskov, portavoz del Kremlin.

La reunión fue "contsructiva y valiosa" y los esfuerzos deberán continuar para elaborar un "posible documento conjunto" sobre la implementación de los acuerdos de Minsk, alcanzados en la capital bielorrusa en septiembre, agregó Peskov.

Los acuerdos de Minsk buscaban el compromiso del gobierno de Kiev y los milicianos pro- independentistas para llegar a un alto el fuego inmediato en el este de Ucrania, pero fracasó luego que ambas partes rompieran la tregua de cinco meses en enero.

El fin de semana se prevé también una conversación telefónica bajo el formato de Normandía en que serán revisados los resultados preliminares del encuentro del viernes, indicó el portavoz en alusión a las conversaciones celebradas por Putin, Merkel, Hollande y el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, en Francia en junio del año pasado.

Los líderes francés y alemán salieron del Kremlin sin anunciar el resultado de las conversaciones con Putin.

Funcionarios de las delegaciones europeas permanecen en Moscú para continuar las conversaciones antes del diálogo telefónico cuatripartito de este domingo.

Las conversaciones de Merkel y Hollande con Putin están consideradas como un gran impulso diplomático para evitar que el conflicto de 10 meses en el este de Ucrania se vaya de control, ahora que Washington medita la posibilidad de proveer con armas letales a Kiev.

La visita refleja además la seria preocupación de la Unión Europea (UE) respecto a un mayor deterioro de la situación en Ucrania por la amenaza de apoyo militar, según analistas.

Esta fue la primera visita de Merkel a Moscú desde el inicio de la crisis ucraniana, mientras que Hollande ya había realizado una pequeña escala en diciembre.

Antes de la visita al Kremlin, Hollande y Merkel visitaron el jueves Kiev para discutir con Poroshenko las vías para solucionar de manera pacífica la crisis en el este de Ucrania.

La visita también expone un potencial y quizás prolongado distanciamiento entre Estados Unidos y sus aliados europeos respecto a Ucrania.

Ambos líderes europeos celebraron una primera reunión para romper el hielo con Putin y Poroshenko en junio de 2014.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, quien se encontraba el jueves en Kiev para dialogar con Poroshenko sobre el apoyo militar estadounidense, no viajó a Moscú con los líderes europeos.

"¿Estamos seguros de que mejoraríamos la situación del pueblo ucraniano con la entrega de armas?", preguntó la ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, durante una conferencia sobre seguridad el viernes en Múnich.

La violencia en Ucrania ha causado más de 5.300 muertos desde abril de 2014, con alrededor de 200 fallecidos en las últimas dos semanas tras la brusca intensificación de los combates.