Tokio. Algunos trabajadores fueron evacuados este lunes desde una dañada planta nuclear en Japón luego de que se vio surgir humo desde el reactor número 3, uno de los más dañados del complejo de seis unidades, dijo el operador de la planta.

En tanto, ingenieros restauraron la electricidad a tres reactores en una dañada planta nuclear en Japón y esperan probar bombas de agua en la instalación pronto, la primera señal clara de avance en la lucha contra la peor crisis atómica en 25 años.

Japón sufrió unos US$250.000 millones en daños por el terremoto y el tsunami del 11 de marzo que dejó más de 21.000 muertos o desaparecidos, mientras que las fugas de radiación desde la planta nuclear Fukushima han causado alarma global.

El secretario de Energía de Estados Unidos, Steven Chu, consultado por la cadena CNN sí pensaba que lo peor en la crisis nuclear nipona de 10 días había quedado atrás, dijo: "bueno, eso creemos, pero no quiero hacer una declaración general".

El presidente de la Comisión de Regulación Nuclear de Estados Unidos, Gregory Jaczko, agregó que los niveles de radiación en la planta parecen estar cayendo.

Sin embargo, la situación parecía lejos de estar bajo control este lunes.

La agencia de seguridad nuclear de Japón dijo que la presión está aumentando en el reactor número 3, que presenta la mayor amenaza ya que contiene plutonio altamente tóxico, y que esta podría tener que ser reducida mediante la "ventilación" de vapor, una medida tomada la semana pasada que descargó bajos niveles de radiación a la atmósfera.

Otros problemas también han surgido, especialmente los ligados a alimentos y agua contaminada.

El ministerio de salud instó a algunos residentes cerca de la planta en la prefectura de Fukushima a que no beban agua de la llave luego de que se detectaron altos niveles de yodo radiactivo, informó el lunes la agencia de noticias Kyodo.

Por su parte, un portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo el lunes que la detección de radiación en alimentos era un problema más serio de lo que había previsto originalmente.

"Es claro que es una situación seria", dijo desde Manila Peter Cordingley, portavoz de la oficina para el Pacífico Oeste de la OMS, a Reuters en una entrevista telefónica.

"Es mucho más serio de lo que cualquiera pensó en los primeros días, cuando creímos que este tipo de problema podía limitarse a 20 ó 30 kilómetros", declaró.

Casos de verduras, polvo, leche y agua contaminada ya están aumentado el temor en la región, pese a que funcionarios nipones han asegurado que los niveles no son peligrosos.

El gobierno japonés ha prohibido la venta de leche sin procesar desde la prefectura de Fukushima y de espinacas desde otra área cercana, y dijo que podría anunciar el lunes más tarde restricciones adicionales a otros alimentos.

En un muy necesario estímulo para el golpeado mercado bursátil de Japón, el inversor Warren Buffett dijo que el terremoto y el tsunami fueron un "enorme golpe", pero que no deberían conducir a la venta de las acciones japonesas. En lugar de esto, él calificó a los eventos como una "oportunidad de compra".

"La reconstrucción tardará cierto tiempo. Pero no cambiará el futuro económico de Japón. Si yo poseyera acciones japonesas, ciertamente no estaría vendiéndolas", dijo Buffett durante una visita a una fabrica coreana dirigida por una compañía que es controlada por uno de sus fondos.

En Fukushima, 300 ingenieros han trabajado de manera interrumpida dentro de una zona de evacuación para contener el peor accidente nuclear desde el que ocurrió en Chernóbil, Ucrania, en 1986.

Ellos han empleado enormes cantidades de agua de mar para evitar que varillas de combustible nuclear se recaliente y emitan más radiación. La esperanza de una solución más permanente depende de que puedan reactivar las bombas de agua en cada uno de los seis reactores de la planta.

"Ha habido algunos avances positivos en las últimas 24 horas, pero en general la situación sigue siendo muy seria", dijo Graham Andrew, funcionario de alto rango de la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, por su sigla en inglés).

Los ingenieros lograron conectar cables de energía a los reactores 2, 5 y 6 y planean comenzar a probar los sistema pronto, dijeron funcionarios. Funcionarios dijeron más tempranos que un cable había sido conectado al reactor número 1, pero el lunes ingenieros dijeron que este no había sido el caso.

Los reactores peor dañados son el número 3 y el 4, que fueron dañados en explosiones la semana pasada.

Si las bombas no pueden ser reiniciadas, se deberán adoptar drásticas medidas como enterrar la planta con arena y concreto.