El jefe de medicina espacial de la NASA, quien fue uno de los que asesoró a las autoridades chilenas en el manejo de los 33 mineros que estaban sepultados 700 metros bajo tierra, calificó como “fantástico” el rescate.

James Polk indicó a CNN que "uno de los grandes beneficios que el gobierno chileno y las autoridades de salud tuvieron con estos mineros es que rebuscaron en todo el globo, en las cuatro esquinas de la Tierra y hasta por encima al consultar a la NASA, para aprovechar todas las lecciones aprendidas posibles, para aplicarlos a esta situación".

Dijo que el trabajo “por fortuna lo dividieron en segmentos, abordaron (los problemas), prestaron atención a todos los matices, incluso a los más pequeños, e implementaron los consejos y buscaron a los expertos", informó Emol citando a DPA.

Eso sí que alertó de que aún no hay que “bajar la guardia” con el trabajo que se está efectuando con los mineros pues, “todavía quedan varias partes del juego por jugar y los mineros todavía podrían tener algunas complicaciones médicas, podría haber alguna complicación técnica, así que hay que ser diligentes y asegurarse de no bajar la guardia y que anticipen todas las cosas que todavía podrían ir mal en esta operación”.