La Ruta del Pacífico del siglo XVI fue el inicio de la globalización, aseguraron el lunes expertos que participaron en una mesa redonda celebrada en el Instituto Cervantes de Beijing.

Durante el encuentro titulado "La ruta del Océano Pacífico y los primeros hispanos en China en el S.XVI", los académicos destacaron la importancia de esta ruta, principalmente para uso comercial, que conectó China con América y Europa.

Leticia Mayer, historiadora y académica del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas de la UNAM, resaltó el papel de los primeros descubridores españoles, "hombres que no tenían miedo a nada", y describió sus primeros contactos con China, tras asentarse en Manila.  

Mayer destacó el papel del monje agustino fray Andrés de Urdaneta, quien en 1565 descubrió el viaje de regreso desde Asia a América. "Un viaje muy duro, del cual salieron 105 españoles y sólo regresaron 17. Tardaron casi cuatro meses en llegar a América", describió.

La historiadora mexicana también explicó los obstáculos que se encontraron los españoles para establecer contacto con China. Fue en 1575 cuando, tras ayudar a una embarcación china que perseguía al pirata Limahon, que comandaba 62 naves y contaba con más de 2.000 marineros, los españoles lograron el permiso del emperador Wanli, de la dinastía Ming, para visitar la provincia de Fujian. De ese primer viaje se conservan los escritos del misionero agustino Martín de Rada, que fue uno de los primeros europeos en escribir sobre la China del siglo XVI.

Mayer destacó las relaciones comerciales que nacieron del establecimiento de la Ruta del Pacífico. "Las mercancías salían de China, pasaban por Filipinas y llegaban a América, principalmente al puerto de Acapulco, de donde eran de nuevo transportadas a Europa", apuntó.  

Esta ruta, que en principio se llamaba el Galeón de Manila, pasó a conocerse popularmente como Nao de China, ya que muchas de las mercancías que transportaba procedían del país asiático.  

Por su parte, el historiador chino Zhang Kai opinó que "la ruta de navegación hacia China y los sacrificios que tuvieron que hacer esos navegantes nos provocan admiración".

El historiador chino subrayó la complementariedad en esos tiempos entre China, España y América. "China tenía productos desarrollados y España, junto con América, atesoraba metales preciosos. Esta situación propició el comercio multilateral, ya que gracias a esta Ruta los productos chinos llegaron a América", explicó el historiador.

Zhang también apuntó que estos intercambios se produjeron 200 años antes de la llegada de los ingleses a China.

Ante una pregunta sobre las relaciones entre España y China de aquella época, Mayer y Zhang desvelaron que, aunque había habido planes para una posible invasión de China, varios elementos impidieron que tal plan se llevase a cabo.

"El desastre de la Armada Invencible [la fallida invasión de Inglaterra por parte de España] supuso una derrota militar sin precedentes que cerró el paso a posteriores aventuras castrenses", resaltó Mayer.

Por su parte, Zhang indicó que "Felipe II vio a través de las obras de arte que habían llegado a España una China fuerte, con la que era mejor desarrollar las relaciones comerciales bilaterales. Desde aquel entonces, cualquier Rey de España desestimó esa idea".

Mayer también quiso subrayar el impacto del encuentro en el pensamiento europeo de la época. "Ese intercambio entre Europa, América y Asia hizo que los europeos se replantearan muchas cuestiones, especialmente la llamada ley natural y los universales. En China se encontraron con muchas cuestiones que eran tabú en Europa y que en cambio para los asiáticos eran una práctica común", explicó Mayer.

De esa realidad, emergieron profundos cambios en el pensamiento europeo. "Uno de los más destacados fue la declaración del jurista Francisco Suarez, quien llegó a decir que no existía ley natural, sino que había ley positiva", destacó Mayer.  

Ante la pregunta de uno de los asistentes sobre el impacto de la iniciativa de la Franja y la Ruta, una propuesta de China para establecer una red comercial y de infraestructuras que conecta Asia, Europa y África, los dos ponentes destacaron la importancia de este plan, y recordaron que la Ruta del Pacífico también fue una ruta similar a la antigua Ruta de la Seda Marítima. En este asunto, ambos expertos coincidieron en que, a pesar de lo publicado, se conoce poco sobre la Ruta del Pacífico.