Falluya, Irak. Un suicida en coche bomba causó la muerte este domingo de 13 personas y dejó decenas de heridos cerca de edificios gubernamentales en la ciudad iraquí de Ramadi, dijeron fuentes de la policía y de hospitales.

El ataque se produjo mientras líderes políticos iraquíes se aprestan a conformar un nuevo gobierno y poco antes de uno de los días más sagrados en el calendario religioso chiita.

Un funcionario de la policía y una fuente de hospital dijeron que hasta 13 personas perdieron la vida y 41 resultaron heridos en la explosión en la provincia occidental de Anbar, antiguo bastión del grupo militante islámico Al Qaeda.

Hikmet Khalaf, vice gobernador de Anbar, sostuvo que el estallido en el centro de Ramadi, ciudad mayormente sunita situada a 100 kilómetros de Bagdad, tenía como blanco un complejo que alojaba al consejo provincial.

"(La explosión) ocurrió en una abarrotada intersección. Vehículos civiles pasaban y esta también es la entrada a las oficinas del Gobierno local", dijo Khalaf.

"Son criminales de Al-Qaeda. ¿Quién más aparte de ellos haría algo como matar gente inocente?", aseveró.

La vasta provincia de Anbar fue el corazón de una feroz insurgencia sunita tras la invasión del 2003 encabezada por Estados Unidos, con una fuerte presencia de Al Qaeda. Sus principales ciudades, Ramadi y Faluya, vieron algunas de las batallas más feroces de la guerra.

Pero los líderes tribales locales dieron la espalda a Al Qaeda, ayudando a las fuerzas estadounidenses a establecer una relativa calma en la región.

Una fuente policial dijo que un coche bomba estalló a la entrada del complejo que también alberga los cuarteles policiales de la provincia y otros edificios del Gobierno.

Una explosión simultánea se produjo cerca, en un terminal de buses, señalaron fuentes policiales.

Irak ha estado esperando la formación de un nuevo gobierno desde las elecciones no concluyentes de marzo y las principales facciones del país discutieron por meses antes de alcanzar un acuerdo el mes pasado.

El primer ministro Nuri al-Maliki recibió el 25 de noviembre la orden oficial de conformar un Gabinete y tiene un plazo de 30 días para hacerlo según la Constitución.