Sofia. Al menos seis personas murieron el miércoles en una explosión ocurrida en un autobús que trasladaba turistas israelíes afuera de un aeropuerto búlgaro por la que Israel culpó a Teherán, prometiendo una fuerte respuesta al "terror iraní".

La explosión sucedió en el decimoctavo aniversario del atentado en 1994 contra la principal organización de la comunidad judía en Argentina presuntamente por el grupo Hezbollah, que cuenta con el apoyo iraní. En ese ataque murieron 85 personas.

El autobús de dos pisos quedó destrozado y nubes de un denso humo se elevaban por sobre el aeropuerto.

El ministro de Relaciones Exteriores de Bulgaria, Nikolai Mladenov, dijo a Reuters vía telefónica que "la explosión fue causada por una bomba en el autobús".

En un comunicado, el ministerio informó que cinco personas murieron en la explosión y otra más tarde en un hospital, mientras que otras 32 resultaron heridas.

El alcalde de la ciudad de Burgas, situada en la costa búlgara del Mar Negro, dijo que el bus transportaba a turistas israelíes, pero la policía no pudo confirmar de inmediato la nacionalidad de las víctimas. Otros autobuses en el área resultaron dañados.

La explosión fue un ataque deliberado, dijo el ministro del Interior Tsvetan Tsvetanov, citado por la radio local BNR.

El autobús transportaba a 47 turistas, dijo el alcalde de la ciudad, Dimitar Nikolov al canal de televisión BTV.

Un testigo israelí dijo en una entrevista con la Radio del Ejército de su país que la explosión probablemente fue causada por un atacante suicida a la entrada del bus.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, culpó a Irán por la explosión y dijo que el Estado judío respondería.