México DF. El presidente de México, Felipe Calderón, dijo que los efectos del tsunami que golpeó Japón ya se hicieron sentir la costa Pacífico mexicana, en el estado de Baja California, sin causar mayores consecuencias.

"Me reporta Secretario de Marina que estiman que en Ensenada (ciudad costera del Pacífico norte) el 1er impacto del tsunami ya se dio, y que no rebasó el nivel de marea alta", dijo Calderón en su cuenta de Twitter.

Las autoridades de protección civil habían dicho que esperaban olas de hasta dos metros una vez que llegaran los efectos del tsunami, detonado por un devastador terremoto que provocó centenares de muertos en Japón.

Sólo un leve incremento de mar. México dijo este viernes que el tsunami que azotó Japón sólo ocasionó un leve incremento en el nivel del mar en el estado norteño de Baja California, pero las autoridades llamaron a la población a mantenerse alertas.

La Secretaría de Marina dijo que las olas llegaron a subir hasta 70 centímetros por encima de lo normal en Ensenada, puerto ubicado a unos 80 kilómetros al sur de la frontera con el estado de California, en Estados Unidos.

"Es un escenario positivo el que podemos ver, sin embargo el llamado es a no bajar la guardia hasta no ver en lo local el comportamiento del oleaje".

De todas maneras, el alerta lanzado por autoridades llevó a la suspensión de clases en 35 escuelas en localidades costeras de Baja California como Ensenada y Rosarito. En esta última también algunas familias fueron evacuadas de sus hogares.

"Es un escenario positivo el que podemos ver, sin embargo el llamado es a no bajar la guardia hasta no ver en lo local el comportamiento del oleaje", dijo Laura Gurza, directora de Protección Civil nacional, en conferencia de pRensa.

México, en alerta al igual que otros países de América Latina como Ecuador, Perú y Chile, esperaba que el oleaje subiera en otros puntos clave de su costa como el puerto de Manzanillo, uno de las terminales más activas del país, y en el popular centro turístico de Acapulco.

Más de 1,000 personas podrían haber muerto por el sismo y tsunami que golpearon el viernes a Japón y 1,800 viviendas habrían sido destruidas, reportó la agencia de noticias Kyodo.