La Paz. Las intensas precipitaciones que se vivieron este fin de semana en Bolivia dejaron un saldo de cinco víctimas fatales, subiendo a 60 los muertos debido a fenómenos del mal tiempo y más de 11.000 damnificados.

El reporte del ministro de Defensa, Rubén Saavedra, difundido por la agencia Infobae, señala que hay más de 300 familias que perdieron sus casas producto del desborde de los ríos La Paz y Choqueyapu.

"La evaluación es dramática. Hemos visto cómo toda una zona se vino abajo. Hemos trabajado intensamente desde las últimas horas y hoy continuamos", indicó la autoridad.

En distintas zonas del país se vivieron aludes productos de las intensas lluvias, las que afectaron principalmente a los departamentos de La Paz (oeste), Cochabamba (centro), Santa Cruz (este), Beni (noreste), Chuquisaca (sureste) y Tarija (sur).

El temporal, que se intensificó en el sábado por la noche, ocasionó también la pérdida de 3.000 hectáreas de producción agrícola y ganadera. El deslizamiento dejó sin servicio de agua potable a una decena de barrios cercanos.

Autoridades bolivianos atribuyen estas inusuales precipitaciones al fenómeno de La Niña que ha golpeado con especial fuerza a Latinoamérica.

El presidente Evo Morales decretó la semana pasada emergencia nacional y destinó US$20 millones para ayuda a las víctimas registradas hasta el momento por el inclemente tiempo.