Nueva York. El fenómeno de La Niña en curso, la peor anomalía climática en una década que sería responsable de las inundaciones que afectaron a Australia, se disiparía por completo en junio, dijo este jueves el Centro de Predicción del Clima de Estados Unidos (CPC).

"La mayoría de los modelos (climáticos de computación) predicen una vuelta a (...) (condiciones) neutras" en el verano boreal, dijo el CPC, una oficina bajo la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), en una actualización mensual.

La Niña causa un enfriamiento anormal de las aguas en el Océano Pacífico ecuatorial y produce estragos sobre los patrones climáticos a lo largo de la región Asia Pacífico. El Niño, un fenómeno más conocido, produce el efecto contrario, pero es igual de devastador.

El fenómeno más fuerte de La Niña en una década se relaciona a menudo con condiciones cercanas a la sequía en el sur y sudoeste de Estados Unidos, lo que posiblemente afecte a cultivos como el maíz, trigo y algodón en la región.

La oficina meteorológica australiana dijo la semana pasada que La Niña se está debilitando y que el riesgo de que recobre fuerza es reducido.

Si el fenómeno climático persiste hasta el verano boreal podría alentar la formación de más tormentas en las cuencas del Atlántico y el Caribe, planteando una amenaza a las plataformas petroleras que operan en el Golfo de México.