El fiscal federal, Federico Delgado, pidió que se interrogue al personal de Trenes de Buenos Aires (TBA) para que se informe sobre "las condiciones en que se despliega el servicio", luego del accidente del miércoles último en la estación de Once, donde murieron 50 personas.

El fiscal precisó que se deberá "escoger al azar a maquinistas, mecánicos y otros empleados que van a explicar `de propia mano´ aquel punto".

En un escrito de cuatro carillas presentado al juez federal Claudio Bonadio, el fiscal advirtió que "dado que algunos trabajadores podrían verse apremiados moralmente por el temor que generalmente suscita la condición de empleados frente al empleador, el juzgado podría interrogar a los dirigentes gremiales que cuentan con inmunidad al respecto".

El representante del ministerio público trazó un paralelismo entre este expediente y uno anterior que tramitó la jueza federal María Servini de Cubría donde se procesó y elevó a juicio oral a los responsables de la empresa Trenes Metropolitanos General Roca SA, Juan Carlos Loustau Bidaut y Sergio Taselli.

Delgado recordó que, en aquellas actuaciones, los empresarios "tuvieron a su cargo la administración de los bienes e intereses del Estado y que, desde esa posición, omitieron deliberadamente los deberes a su cargo y perjudicaron dolosamente los intereses confiados".

El fiscal consideró que "en este caso en particular es evidente que hay, en principio, algunos puntos de contacto entre aquellos eventos y los ocurridos el 22 de febrero en la estación Once del Ferrocarril Sarmiento".

En su escrito titulado "senderos posibles a partir de una experiencia", el acusador público recuerda que en el caso que tramitó Servini de Cubría la Cámara Federal aludió al "incumplimiento con el mantenimiento del material rodante, de las estaciones, el deterioro de coches, de las vías, en falencias en las condiciones de seguridad, en la inexistencia de estructuras de señalización".

"Más allá de los nombres de las empresas, es público y notorio el estado del servicio de ferrocarril. Este elemento es común y, en consecuencia, se transforma en una premisa, que podríamos definirla como las condiciones en que se despliega el servicio", sostuvo el fiscal.

Delgado indicó que "el tribunal está trabajando con el auxilio de expertos para determinar las causas concretas del hecho" y saber si están relacionadas con el estado del servicio y la infraestructura de ese tren.

El fiscal también sugirió al tribunal que "obtenga la documentación pertinente a efectos de determinar con la ayuda de peritos contadores, el dinero ingresado a la concesionaria del servicio en concepto de subsidios para el servicio y la aplicación real de ese dinero".

En tanto, fuentes del juzgado aseguraron que el maquinista y el guarda del tren de la línea Sarmiento que chocó el miércoles en la estación Once "no" se encuentran imputados hasta el momento en la causa que investiga el accidente.

La aclaración apunta a desmentir una información publicada por el matutino La Nación que daba cuenta que "el juez (Claudio) Bonadio imputó al maquinista y al guarda por estrago culposo seguido de muerte".

Los informantes indicaron que el motorman Marcos Córdoba "sigue en terapia intensiva, ni siquiera se le leyeron sus derechos ni hay acta de detención", aunque reconocieron que tiene "custodia policial".