Ciudad de México. La fiscalía federal mexicana rechazó hoy que el nuevo peritaje sobre la desaparición de los 43 estudiante normalistas del estado de Guerrero (sur) sea "unilateral", tal y como alegan expertos designados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) afirmó en un comunicado que los seis peritos internacionales que hicieron el estudio fueron elegidos "a propuesta, a partes iguales y por consenso" entre su personal y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la CIDH.

El nuevo estudio del incendio en un basurero de Guerrero, cuyas principales conclusiones fueron anunciadas el viernes, no es unilateral, insistió la PGR.

Ricardo Torres, uno de los seis peritos, informó la víspera que el estudio concluyó que hubo un incendio de grandes dimensiones en el basurero del municipio de Cocula el 26 y 27 de septiembre de 2014, tras el plagio de los 43 estudiantes por parte de policías en la vecina ciudad de Iguala, Guerrero.

En el mensaje a periodistas, organizado por la PGR en su sede, Torres abundó que ahora el grupo de peritos analizará si los normalistas pudieron ser calcinados en el basurero, como han testificado varios de los criminales detenidos desde 2014 por el caso.

Sin embargo, por la noche del viernes los integrantes del GIEI emitieron un comunicado en el cual denuncian que no conocían parte de los resultados divulgados por Torres y que aún no analizaban a fondo el estudio, el cual fue entregado por los peritos internacionales el 31 de marzo.

También acusaron a la PGR de actuar de manera unilateral, al salir ante los medios de comunicación para informar las conclusiones del estudio, ya que ambas partes acordaron que el anuncio se iba a realizar hasta la próxima semana, mediante un mecanismo de difusión distinto.

Los miembros del GIEI señalaron además que ante la situación consideraban roto el acuerdo establecido para investigar el incendio en el basurero.

No obstante, la PGR aseguró este sábado que en todo momento respetó el acuerdo con el GIEI, que desde noviembre de 2014 actúa como coadyuvante de las investigaciones.

La conclusión de los peritos internacionales avala en parte el primer peritaje de la fiscalía federal, del cual se desprende la hipótesis de que los estudiantes fueron calcinados en una gran hoguera a manos de miembros del grupo criminal Guerreros Unidos.

Esa hipótesis oficial fue desestimada por estudios previos de la CIDH y del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), los cuales no encontraron indicios suficientes para corroborar que en el basurero se registró un incendio capaz de cremar a los 43 normalistas.

La diferencia de resultados entre los peritajes pasados es lo que llevó a la PGR y al GIEI a acordar que los seis peritos internacionales estudiaran si el fuego existió y si es factible que los jóvenes fueran calcinados después de su plagio en la ciudad de Iguala.