Nueva York. La fiscalía de Nueva York pidió este lunes a un juez que retire las acusaciones de agresión sexual contra el ex director del FMI Dominique Strauss-Kahn, una vuelta atrás que podría revivir el futuro político de un hombre al que muchos consideraban el próximo presidente de Francia.

Los fiscales abandonaron la esperanza de condenar a Strauss-Kahn tras perder confianza en su testigo estrella, Nafissatou Diallo, de 32 años, una empleada de hotel guineana que afirmó que Strauss-Kahn había salido desnudo del baño de su suite el 14 de mayo y la había obligado a realizarle sexo oral.

Strauss-Kahn, de 62 años, había declarado fervientemente su inocencia. Algunos de sus seguidores políticos están convencidos de que las acusaciones formaban parte de un montaje para destruir sus posibilidades de suceder al presidente francés, Nicolas Sarkozy, en las elecciones de abril próximo.

Aunque es libre de volver a la política francesa, su imagen se ha visto dañada y el Partido Socialista tendría que hacer una excepción para permitirle entrar tan tarde en la carrera presidencial.

Un sondeo publicado en julio indicó que dos tercios de los franceses no quieren que sea candidato.

También se enfrenta a una demanda civil que Diallo presentó en su contra el 8 de agosto y a una demanda de una escritora francesa que lo acusa de intentar violarla durante una entrevista en el 2003.

Desde que detectives estadounidenses lo sacaran del área de primera clase de un avión con destino a París, el día de su supuesto ataque a Diallo, su arresto tuvo repercusiones en todo el mundo.