Parkland. La ciudad de Parkland en Florida sepultará el viernes a las víctimas de más reciente tiroteo en Estados Unidos, en medio de una creciente indignación que se sumaba al desconsuelo por sospechas de negligencias en seguridad escolar y señales de que las autoridades podrían haber pasado por alto pistas sobre los planes del agresor.

Una madre desconsolada, cuya hija de 14 años fue una de las víctimas, manifestó su incredulidad de que un adolescente armado simplemente pudiera irrumpir en la escuela y abrir fuego, y pidió al presidente estadounidense, Donald Trump, que emprenda acciones.

Nikolas Cruz, de 19 años e identificado como un exalumno de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, que había sido expulsado por problemas disciplinarios, entró a la escuela el miércoles y disparó con un rifle de asalto, dando muerte a 17 estudiantes y miembros del plantel, e hiriendo a otras 15 personas, dijo la policía.

El tiroteo ha planteado cuestionamientos entre los padres de las víctimas sobre la idoneidad de las medidas de seguridad en la escuela y renovó un debate nacional en el Capitolio y otros lugares sobre la epidemia de violencia con armas de fuego en las escuelas estadounidenses.

"¿Cómo permitimos que un hombre armado entre en la escuela de nuestros hijos? ¿Cómo pasaron por la seguridad? ¿Qué seguridad hay ahí?", gritó a una cámara de CNN Lori Alhadeff.

"El agresor, el loco, simplemente entra a la escuela, rompe el vidrio hacia la puerta de mi hija y empieza a disparar, baléandola...", agregó Alhadeff, cuya hija Alyssa fue una de las fallecidas.

Cruz, acusado de 17 cargos de asesinato premeditado, tuvo una breve audiencia inicial en la corte el jueves en la que se ordenó que fuera retenido por las autoridades sin derecho a fianza.

"Es un ser humano quebrado", dijo a la prensa su abogada, la defensora pública Melissa McNeill. "Está triste, apenado, arrepentido", agregó.

Es posible que Cruz haya dado indicios del ataque en un comentario en YouTube, investigado por el FBI. La Oficina Federal de Investigaciones reveló que había recibido un dato en septiembre sobre un mensaje que decía "Voy a ser un tirador de escuela profesional" publicado por un usuario llamado Nikolas Cruz.

Sin embargo, los agentes del FBI no tenían información sobre el "momento, lugar ni verdadera identidad" de la persona que escribió el mensaje, dijo a los medios el agente especial a cargo de la oficina de del FBI en Jacksonville, Robert Lasky.

Excompañeros de clase describieron a Cruz como un marginado social con reputación de ser problemático, además de ser un "loco por las armas de fuego". El sheriff del condado de Broward, Scott Israel, dijo que algunas de las actividades online y en redes sociales en las que estaba involucrado Cruz eran "muy, muy perturbadoras".

El incidente del miércoles figura como uno de los tiroteos en escuelas más mortíferos tras el de 2012 en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, en que murieron 20 niños de primer año de preparatoria y seis profesores adultos.

Los demócratas en la Cámara de Representantes de Estados Unidos criticaron al liderazgo republicano por negarse a legislar sobre el endurecimiento de los exámenes de antecedentes para posibles compradores de armas de fuego.