Washington. Los republicanos en el Senado de Estados Unidos bloquearon el jueves una ley respaldada por la Casa Blanca que rechaza una prohibición a que los gays sirvan abiertamente en el Ejército del país, pero legisladores dijeron que pronto buscarían aprobarla nuevamente.

En una votación por 57 a 40 sufragios, los demócratas no lograron los 60 votos necesarios para superar un obstáculo de procedimiento y poner fin a la política de 17 años de antigüedad.

Sólo un senador demócrata, Joe Manchin, votó contra la medida, mientras que una republicana, Susan Collins, se mostró a favor de terminar con la prohibición.

Collins y el senador Joe Lieberman, un independiente, dijeron posteriormente que pretenden presentar un nuevo proyecto para poner fin a la política de las Fuerzas Armadas y buscarán su aprobación una vez que se supere el punto muerto respecto a los recortes tributarios.

"No vamos a renunciar. Tenemos los votos para cambiar esta política injusta", dijo Lieberman a periodistas, afirmando que al menos otros tres senadores republicanos podrían sumarse.

El presidente Barack Obama instó a los senadores a seguir presionando para poner fin a la política. "Si bien la votación de hoy fue decepcionante, no debe poner fin a nuestros esfuerzos", dijo Obama. "He prometido revocar esta ley discriminatoria", agregó Obama, destacando que la mayoría de los estadounidenses respalda su posición.

"Esta ley debilita nuestra seguridad nacional, reduce nuestra preparación militar y viola los principios fundamentales de Estados Unidos de justicia, integridad e igualdad", declaró.

La gente que se opone a que los homosexuales sirvan abiertamente en el Ejército sostienen que al revocar la prohibición se socavará el orden y la disciplina, dañando la cohesión de las unidades.

Los republicanos del senado recientemente prometieron bloquear cualquier proyecto -salvo los de financiamiento del gobierno- hasta que se extiendan los recortes tributarios para millones de estadounidenses. Los demócratas y republicanos esperan alcanzar un acuerdo pronto.

La medida que el Senado votó el jueves era un proyecto de política de defensa extenso, que contenía la propuesta para revocar la prohibición al servicio de los homosexuales en las Fuerzas Armadas.

Al menos 13.000 hombres y mujeres han sido expulsados de las Fuerzas Armadas bajo la política "No preguntes, no digas", que permite que los homosexuales sirvan en el Ejército mientras mantengan su orientación sexual en secreto. Fue aprobada por el Congreso e implementada en 1993, bajo la presidencia de Bill Clinton.

Obama, un demócrata, llegó al poder en enero del 2009, prometió poner fin a la política en su campaña, afirmando que era injusta y poco inteligente.

Pero Obama ha enfrentado la oposición de los republicanos, liderados por su adversario en la elección presidencial del 2008, el senador John McCain, un ex piloto de combate de la Armada y prisionero de guerra en Vietnam.