Brasilia. Francia localizó la cola del avión de Air France que cayó al océano Atlántico tras despegar de Brasil en el 2009, informó el martes el presidente de la asociación de familiares de víctimas del accidente que dejó 228 fallecidos.

En esa parte de la aeronave estarían localizadas las cajas negras.

"Fue localizada la cola del avión. Todas las cajas negras de toda la aeronave quedan en la cola del avión", dijo a Reuters por teléfono el presidente de la Asociación de los Familiares de las Víctimas del Vuelo 447 de Air France, Nelson Faria Marinho.

La cola del avión fue localizada, según Marinho, en la misma área donde fueron encontrados otros destrozos de la aeronave y cadáveres a comienzos de mes.

La Fuerza Aérea Brasileña (FAB) informó a través de un portavoz que aún buscaba una confirmación con las autoridades francesas sobre la localización de parte de la aeronave y de las cajas negras.

El vuelo 447 de Air France, operado por un Airbus 330-203, cayó en el mar cerca de la costa brasileña cuando volaba entre Río de Janeiro y París, sin dejar sobrevivientes.

Esta es la cuarta vez que se buscan las cajas negras de la aeronave, una operación que está siendo realizada usando un vehículo de rescate equipado con submarinos no tripulados.

Marinho participó en una reunión del BEA (órgano de investigaciones y análisis de Francia), la autoridad encargada de la investigación del accidente, en París.

Según el presidente de la asociación de familiares de víctimas de la tragedia aérea, el retiro de los destrozos deberá comenzar en tres semanas.

Las causas del accidente aún no han sido reveladas, pero según un informe es imposible determinar el motivo exacto de la caída del avión sin los datos contenidos en las cajas negras.

Marinho defiende la postura de que una vez rescatadas, las cajas negras sean examinadas en un país neutro, como Estados Unidos.

Según él, el Gobierno francés presiona para que éstas sean llevadas al país galo.

El ministro de Defensa brasileño, Nelson Jobim, dijo que en casos de accidentes ocurridos en aguas internacionales, los tratados internacionales determinan que la responsabilidad de la investigación de las causas del siniestro corresponde al país de procedencia de la aeronave, que puede contar con la colaboración de otros países.

"Quien tiene que hacer eso es Francia", dijo Jobim a la prensa durante una visita a una feria de defensa y seguridad en Río de Janeiro.

"Vamos a cumplir esos acuerdos", sostuvo.