Una explosión ocurrida cerca de una parada de autobús causó al menos 30 heridos en un barrio judío de Jerusalén, según informaron la policía y fuentes médicas.

La policía describió la explosión como un "ataque terrorista", un término que en Israel se refiere a atentados palestinos. Fue el primer incidente de esta naturaleza en Jerusalén en siete años.

Hasta el momento nadie se adjudicó la responsabilidad por el ataque, que de acuerdo a la policía fue causado por una bomba colocada cerca de la estación central de autobuses y del principal salón de conferencias de la ciudad.

En el momento más álgido de un levantamiento palestino que comenzó en el 2000 pero que se extinguió en los últimos años, militantes perpetraron decenas de ataques con bomba en Jerusalén.

La explosión, que coincidió con un aumento de la violencia en la frontera entre Israel y la Franja de Gaza, sacudió al centro de Jerusalén por la tarde. Decenas de ambulancias acudieron al lugar, donde se veían ventanas rotas del autobús y manchas de sangre en el pavimento.

"(Creemos) que el dispositivo pesaba entre 1 y 2 kilos (...) Explotó en una pequeña maleta en la vereda al lado de la parada de autobús", dijo el ministro de Seguridad Interior, Yitzhak Aharonovitch, al Canal 2 de Israel.

Un paramédico indicó que estaba reunido con otros colegas en una oficina cercana para discutir el envío de un equipo médico de ayuda a Japón cuando escucharon una fuerte explosión.

"No esperamos ni un segundo, nos levantamos y corrimos a la parada de autobús. Vi a dos mujeres tiradas en el piso, inconscientes y cubiertas de sangre", dijo el médico, Motti Bukchi, al Canal 2.

"No puedo decir qué tipo de heridas sufrieron, estaban totalmente llenas de sangre", agregó.

El primer ministro Benjamin Netanyahu pospuso su partida a Rusia luego del incidente. Tenía previsto mantener conversaciones con líderes rusos en Moscú y regresar a Israel el jueves.