Río de Janeiro. Al menos 83 personas perdieron la vida debido a deslizamientos de tierra y destrucción de viviendas provocados por fuertes lluvias en un área montañosa cerca de Río de Janeiro, dijeron funcionarios el miércoles.

Unas 54 personas perdieron la vida en Teresópolis, emplazada a alrededor de 100 kilómetros al norte de Río, dijo el alcalde de la ciudad.

Había al menos otros 16 fallecidos en otros dos poblados de la región, funcionarios de la agencia de la Defensa Civil del gobierno.

Las fuertes precipitaciones que han azotado al sudeste de Brasil en semanas recientes también causaron la muerte de 13 personas este martes en el estado de Sao Paulo y paralizaron el transporte en la capital financiera del país.

Se esperaba que el número de víctimas fatales aumentara, pues se cree que hay cerca de 50 desaparecidos sólo en Teresópolis, dijo el alcalde Jorge Mario al canal de televisión Globo.

"Hay 48 fallecidos y ese número va a aumentar porque los equipos de rescate aún están llegando a las áreas más afectadas", declaró, y agregó que cerca de 1.000 personas han quedado damnificadas.

"Es la mayor catástrofe en la historia de la ciudad", añadió el alcalde.

Miles de personas de la pintoresca área, conocida como región Serrana, se encuentran aisladas por las inundaciones y no cuentan con energía ni línea telefónica.

Las precipitaciones causaron que al menos un río se saliera de sus márgenes, sumergiendo automóviles y destruyendo casas en Teresópolis, mostraron imágenes de televisión.

El gobernador del estado de Río de Janeiro, Sergio Cabral, dijo en un comunicado que solicitó a la Armada aviones para llevar equipos de socorro y equipamiento a la región, fue quedó parcialmente aislada de Río de Janeiro por carretera.

En la ciudad de Nova Friburgo, en la región de Serrana, tres bomberos estaban desaparecidos luego de ser enterrados por un deslizamiento de tierra cuando trataban de rescatar víctimas, dijeron funcionarios de bomberos.

Una casa de tres pisos se derrumbó el martes, acabando con la vida de tres personas, incluyendo dos niños.

Imágenes de televisión mostraron a autobuses y camiones varados en las calles, con el agua llegando hasta sus ventanas.