Yakarta. Dos fuertes sismos cercanos a magnitud 7 remecieron este domingo Papúa Nueva Guinea, pero no hubo reportes inmediatos de daños y la vecina Indonesia levantó una alerta de tsunami emitida inicialmente.

La agencia de sismos de Indonesia había emitido la advertencia después del segundo sismo, de magnitud 7,1, que se produjo 537 kilómetros al noreste de la capital de Papúa Nueva Guinea, Port Moresby, a una profundidad de 26 kilómetros.

Esto se produjo poco después de un terremoto más profundo, reportado por el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés), con una magnitud de 7,2, 117 kilómetros al este de Kandrian, en Papúa Nueva Guinea.

Servicios de emergencia de Papúa Nueva Guinera señalaron que los temblores fueron percibidos en el puerto de Kimbe, en la provincia de New Britain, pero que no se reportaron daños y que no se emitió una alerta local de tsunami.

"Ellos sintieron el sismo en la ciudad de Kimbe, pero dijeron que ninguna casa se derrumbó. Dijeron que las luces se apagaron", dijo el oficial de emergencias John Miria en la capital Port Moresby.

"Es difícil contactar a la gente ahí, sabremos más en la mañana", indicó.

Funcionarios de la agencia de sismos indonesia dijeron que los terremotos no fueron sentidos en ciudades como Jayapura y Merauke, en la provincia este de Papúa de Indonesia, cercana a Papúa Nueva Guinea.

Papúa Nueva Guinea es un productor de petróleo, cobre y oro.