Ras Lanuf, Libia. Fuerzas leales al líder libio Muamar Gadafi avanzaban desde la recapturada ciudad de Bin Jawa, en el este de Libia, y se dirigían al enclave petrolero de Ras Lanuf, bajo control rebelde, a unos 60 km de distancia, dijeron testigos.

"Fui a Bin Jawad y unos 20 km antes de llegar vi fuerzas de Gadafi, un gran camión y vehículos armados, y un avión de combate, venían lentamente hacia esta dirección", dijo Ahmed al-Araibi, un conductor, a Reuters.

"Vi camiones del Ejército delante, yo estaba a unos 20 km (de Bin Jawad)", dijo Jalifa Saad, otro conductor. Mientras, otros testigos dijeron que varios camiones se encaminaban a Ras Lanuf.

Desde primeras horas del lunes, residentes de la ciudad de Ras Lanuf huían en vehículos cargados con sus posesiones y rebeldes dijeron que transportaron sus armas al desierto por seguridad.

Había pocas señales de combatientes rebeldes en la principal vía que sale de Ras Lanuf hacia el este, un día después de que retrocedieron a la ciudad desde Bin Jawad, bajo fuego de artillería de un contraataque organizado por el Gobierno.

Periodistas evacuaron el principal hotel de Ras Lanuf antes del amanecer después de que el personal del recinto les advirtiese de que no podía garantizar su seguridad, y sólo se toparon con una pequeño número de rebeldes, visiblemente agitados, en dos puntos de control a la salida del puerto petrolero.

"Escuchamos que nuestras posiciones serían bombardeadas, así que nos llevamos nuestras armas", dijo un rebelde a Reuters en la carretera polvorienta azotada por el viento. Otro dijo: "Las llevamos al desierto".

Un tercer rebelde declaró que los insurgentes se están redesplegando en el desierto para preparar un intento de recuperar Bin Jawad.

La noche anterior, los comandantes rebeldes estaban sentados en el vestíbulo del hotel Ras Lanuf revisando una gran hoja de papel en la que flechas rojas apuntaban en distintas direcciones, planeando una operación militar de alguna clase.

Pero los rebeldes en los puntos de control ahora estaban más nerviosos que confiados, diciendo que las familias huían de Ras Lanuf y Bin Jawad para evitar sufrir daños.

"Estamos yéndonos simplemente porqué será más seguro", dijo el jefe de una familia en un coche repleto con sus pertenencias.