Zawiyah, Libia. Las fuerzas de Muammar Gaddafi rodearon a la ciudad occidental de Zawiyah este sábado luego de que rebeldes repelieron a los soldados en feroces combates que habrían dejado unos 30 muertos, mientras que en el este opositores del líder libio avanzaban hacia su ciudad natal.

Las fuerzas gubernamentales entraron a Zawiyah a las 6:00 hora local (0400 GMT) con cientos de soldados en tanques, dijo Youssef Shagan, portavoz de los rebeldes en la ciudad, que se encuentra a 50 kilómetros de la capital Trípoli.

Pero los rebeldes los repelieron del centro, luego de que las fuerzas gubernamentales atacaran con explosivos en las calles centrales y sacaran a la gente de sus hogares, dijo Shagan.

Según un médico en la ciudad, al menos 30 personas murieron, en su mayoría civiles, durante los enfrentamientos de este sábado.

Los opositores a los 41 años de gobierno de Gaddafi han estado luchando contra sus fuerzas en Zawiyah durante más de una semana, después de que los rebeldes se hicieran con el control de franjas del este de Libia en un levantamiento inspirado en el derrocamiento de los líderes de Egipto y Túnez este año.

Shagan dijo que había muchas víctimas entre civiles, rebeldes y soldados, aunque no pudo dar una cifra precisa.

A media mañana, la localidad mediterránea estaba rodeada por fuerzas de Gaddafi, que llevaban a cabo controles a unos tres kilómetros del centro.

Un combatiente rebelde en el centro de la ciudad prometió luchar hasta la muerte.

"Gaddafi nunca entrará en esta ciudad. Nunca pondrá un pie aquí. La única forma de que entre en la ciudad es cuando estemos todos muertos. Tiene que matarnos a todos para controlar la ciudad", dijo el rebelde, que se identificó como Ibrahim, por teléfono.

En el este, los rebeldes dijeron que estaban avanzando hacia el oeste tras expulsar este viernes a fuerzas leales a Gaddafi de la localidad petrolera de Ras Lanuf este viernes.

Agregaron que este sábado habían disparado contra un helicóptero militar que se precipitó sobre Ras Lanuf.

Muertos. Fuentes médicas dijeron que al menos 26 personas habían muerto en los enfrentamientos de este viernes alrededor de Ras Lanuf y en lo que los rebeldes calificaron de un ataque de las fuerzas de Gaddafi contra un depósito de armas en las afueras de la ciudad oriental de Bengasi, donde empezó el levantamiento a mediados de febrero.

En Zawiyah, una reportera del canal británico Sky dijo que un hospital improvisado en una mezquita estaba superpoblado. La periodista comentó que las fuerzas de Gaddafi cerca del hospital disparaban contra ambulancias.

Los combatientes rebeldes dicen que tomaron la localidad de Bin Jawad, a unos 525 kilómetros al este de Trípoli y avanzan hacia Sirte, ciudad natal de Gaddafi que está fuertemente protegida.

No había señales de las fuerzas de Gaddafi o rebeldes en Bin Jawad este sábado por la mañana.

Algunos rebeldes dijeron que habían enviado misiones de reconocimiento allí mientras la principal fuerza se concentraba en Ras Lanuf para seguir adelante.

La revuelta es la más sangrienta hasta el momento contra los gobernantes de Medio Oriente y el norte de Africa. En las últimas semanas han sido derrocados los veteranos presidentes de Túnez y Egipto, vecinos del oeste y este de Libia.

En una medida diplomática que busca controlar el alzamiento que ha elevado los precios del petróleo, el grupo de países latinoamericanos Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) respaldó este viernes el plan del presidente venezolano, Hugo Chávez, para una misión mediadora internacional en Libia.

Pero las opciones de éxito de Chávez son pocas, debido a que los rebeldes descartaron las negociaciones, a menos que lleven a la renuncia o exilio de Gaddafi, resultados que el líder ha rechazado categóricamente.

Las noticias de los combates llevaron los precios del crudo de Estados Unidos a sus niveles más altos desde septiembre del 2008, y los futuros del petróleo Brent para entrega en abril subieron US$1,36 a US$116,17 por barril.

La Agencia Internacional de Energía dijo que la revuelta ha bloqueado cerca de un 60% de los 1,6 millones de barriles por día de petróleo que produce Libia. La pérdida, debido en gran parte a los miles de trabajadores extranjeros que han huido, afectará a la economía.

En tanto, se espera que las exportaciones de crudo libio disminuyan en los próximos días.