Trípoli. El líder libio, Muammar Gaddafi, apareció desafiante este martes en la televisión estatal de su país ante las crecientes protestas contra sus 41 años en el poder.

Las fuerzas leales a Gaddafi han sostenido una batalla cada vez más sangrienta para mantenerlo en el poder, con la lucha extendiéndose a la capital Trípoli y residentes locales reportando que aviones de guerra bombardearon la ciudad.

En su primera alocución desde que las protestas comenzaron la semana pasada, Gaddafi ofreció un comunicado de 22 segundos en el frente de su casa para negar los reportes de que había huido a Venezuela, país gobernando por su amigo, el presidente socialista Hugo Chávez.

"Estoy en Trípoli y no en Venezuela. No le crean a los canales que pertenecen a perros descarriados", señaló Gaddafi bajo un gran paraguas y asomándose desde el asiento delantero de una camioneta.

"Quería decirle algo a los jóvenes de la Plaza Verde (en Trípoli) y quedarme con ellos hasta tarde pero comenzó a llover. Gracias a Dios, es algo bueno", señaló Gaddafi.

Fuerzas leales a Gaddafi causaron la muerte a decenas de personas a lo largo del país, dijeron grupos de derechos humanos y testigos, provocando amplias condenas de gobiernos extranjeros.

Las manifestaciones se extendieron a Trípoli luego de que varias ciudades en el este -incluyendo a Bengasi, donde comenzaron las protestas- aparentemente cayeron en poder de la oposición, según han dicho residentes.

Desaveniencias comenzaron a aparecer entre los partidarios de Gaddafi, con un grupo de oficiales de las fuerzas armadas libias llamando a los soldados a "unirse al pueblo", y dos pilotos de alto rango de la Fuerza Aérea desertando a la cercana Malta.

El ministro de Justicia libio dimitió en protesta por el "excesivo uso de la violencia" contra los manifestantes.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sostendrá este martes una reunión a puertas cerradas para discutir la crisis, informaron diplomáticos.

Trípoli, una ciudad de la costa mediterránea, parecía en calma en las primeras horas del martes. "Hay una fuerte lluvia por el momento, así que la gente está en sus casas", dijo un residente. "Estoy en el este de la ciudad y no he escuchado choques", agregó.

Más temprano, residentes reportaron tiroteos en Trípoli y un activista político dijo que aviones militares bombardearon la ciudad.

"Lo que estamos presenciando hoy es inimaginable. Aviones de guerra y helicópteros están bombardeando indiscriminadamente un área tras otra. Hay muchos, muchos muertos", describió Adel Mohamed Saleh en una transmisión en vivo en el canal de televisión Al Jazeera.

"A cualquiera que se mueva, incluso si están en su auto, ellos les disparan", agregó.

El grupo de derechos humanos con sede en Estados Unidos Human Rights Watch dijo que al menos 233 personas murieron en cinco días de violencia, pero grupos opositores dicen que la cifra es mucho más alta.

No fue posible confirmar inmediatamente los reportes de forma independiente y las comunicaciones con Libia desde el exterior eran difíciles.

Condena mundial. Revoluciones que depusieron a los presidentes de Túnez y Egipto han sacudido al mundo árabe e inspirado protestas en Oriente Medio y el Norte de África, amenazando la permanencia de veteranos líderes autocráticos.

La Secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, dijo que "ahora es el momento para detener este inaceptable derramamiento de sangre".

Ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea condenaron la muerte de manifestantes y se comprometieron a apoyar la transición democrática que resulte de los disturbios.

Diplomáticos de la ONU dijeron que la reunión a puertas cerradas fue solicitada por el embajador adjunto de Libia, Ibrahim Dabbashi, y que comenzaría a las 09.00 hora EST (1400 GMT).

Dabbashi y otros diplomáticos de la misión de Libia ante la ONU anunciaron el lunes que se pusieron de parte de los manifestantes y que llamaban al derrocamiento de Gaddafi.

Los pilotos de dos aviones libios que aterrizaron en Malta dijeron que desertaron tras recibir órdenes de atacar a manifestantes, dijeron fuentes del gobierno de Malta.

Los guardias libios se retiraron de su lado de la frontera con Egipto y los comités del pueblo ahora están en control del cruce, dijo el ejército egipcio, sin dejar en claro si los grupos son leales a Gaddafi.

El 90% de las exportaciones de petróleo de Libia proviene de la región oriental de Cyrenaica, epicentro de la revuelta. El crudo Brent de Londres tocó los US$108 el barril, debido al temor de que los enfrentamientos en Libia interrumpan los suministros a los países occidentales.

Según reportes, la producción en uno de los campos petroleros de Libia fue detenida por una huelga de trabajadores y algunas firmas petroleras europeas retiraron a sus empleados y suspendieron operaciones.