Trípoli. El líder libio Muamar el Gadafi pidió el jueves a sus seguidores que marchen hacia Trípoli y "purifiquen" la capital tomada por los rebeldes, a quienes catalogó de "ratas, cruzados e infieles".

En el breve discurso transmitido por los canales de televisión leales a su gobierno solo con sonido, Gadafi exhortó a las tribus de todo el país a luchar y expulsar de Libia a los agentes extranjeros.

"Libia es para los libios y no para los agentes, no para el imperialismo, no para Francia, no para Sarkozy, no para Italia", destacó el veterano líder. "Trípoli es vuestro, no de aquellos que dependen de la OTAN".

Los rebeldes tomaron el control de Trípoli esta semana y entraron en el cuartel general de Gadafi, cuyo paradero sigue siendo un misterio.

En una referencia a un discurso que dio en el inicio de las revueltas contra sus cuatro décadas en el poder, Gadafi urgió a los jóvenes libios y a los líderes tribales a tomar el control de las regiones de manos de los insurgentes para luego marchar hacia la capital.

"Calle por calle, casa por casa", dijo el coronel. "Las tribus que están fuera de Trípoli deben marchar a Trípoli. Cada tribu debe controlar su área e impedir que el enemigo asiente sus pues en esta tierra pura".

"Jeques de las mezquitas, profesores, incitad a la gente a la yihad (guerra santa), matadlos, derrotadlos pronto. Vosotros son la mayoría aplastante (...) No habrá lugar seguro para los enemigos", agregó el veterano líder.

El Consejo Nacional de Transición (CNT) ofreció una recompensa por la captura de Gadafi y la Corte Penal Internacional lo ha acusado de crímenes contra la humanidad.

"El enemigo es un iluso, la OTAN se está replegando. No pueden estar en el aire para siempre. Maldita sea la OTAN", gritó.

"Los vamos a vencer con decisión, a través del compromiso con la libertad, la soberanía, la dignidad y la gloria. Nunca los temáis, sólo tened temor de Dios, vosotros estáis más cerca de Dios que ellos", agregó.