El madatario libio Muhammar Gaddafi sostuvo que no entregará el poder ya que él es el símbolo de Libia y no tiene poderes para entregar, ya que éstos radican en el pueblo de Libia.

En una aparición pública realizada este martes, Gaddafi no entregó señal alguna de estar dispuesto a apartarse del poder, responsabilizó a los medios extranjeros de entregar información incorrecta y volvió a culpar a Al-Qaeda de estar tras el moviemiento en su contra.

Mientras, los rebeldes recuperaron el control de la terminal de exportación petrolera de Marsa el Brega y fuerzas leales a Muammar Gaddafi protagonizaron un "ataque relámpago" en la vecina ciudad de Ajdabiya, dijo el miércoles un portavoz de la coalición rebelde.

"Probablemente vamos a pedir ayuda exterior, probablemente ataques aéreos en localizaciones estratégicas que sean el último clavo en el ataúd (de Gaddafi)", dijo Mustafa Gheriani, portavoz de la Coalición 17 de Febrero, a Reuters.

"Trataron de tomar Brega esta mañana, pero fracasaron. Está de nuevo en manos de los revolucionarios. (Gaddafi) está tratando de crear todo tipo de guerra psicológica para mantener a estas ciudades al límite", dijo.

Sobre Ajdabiya, el portavoz dijo que la ciudad estaba "básicamente estable y que la gente se estaba reagrupando para lidiar con cualquier asalto de gran envergadura. De momento, es solo un ataque relámpago".

* Con información de CNN y Reuters.