Brasilia. Una barcaza que transportaba diésel a una base brasileña en la Antártica se hundió en medio de una tormenta en diciembre, dijo este sábado el diario Estado de Sao Paulo, un incidente que según el reporte fue ocultado por el gobierno mientras intenta recuperar la nave.

El periódico dijo que la barcaza se hundió a una profundidad de 40 metros mientras estaba siendo remolcada a la costa con su cargamento de 10.000 litros de diésel, el equivalente a 63 barriles.

Nadie estaba a bordo de la nave cuando zozobró y hasta el momento el combustible no se ha filtrado, dijo el diario. El Estado de Sao Paulo no reveló cómo obtuvo la información.

El diario dijo que el incidente se mantuvo en confidencialidad de forma deliberada por los cuatro ministerios que manejan los asuntos de la misión en la Antártica conocida como Proantar.

Un funcionario de prensa de la Marina no estuvo disponible de inmediato para confirmar o negar el reporte, pero dijo que emitiría un comunicado más tarde el sábado.

La barcaza se encuentra a unos 900 metros del puerto donde se ubica la Estación Comandante Ferraz.

La próxima semana llegarán al lugar un barco de rescate naval brasileño diseñado para recuperar submarinos y una embarcación enviada por la petrolera estatal Petrobras para intentar llevar la barcaza a la superficie, agregó el informe.

El diario especificó que el combustible era un diésel especial que no se coagula, producido por Petrobras para las gélidas condiciones climáticas de la Antártica. El diario afirmó que imágenes de una cámara submarina robótica no mostraban señales de derrames desde el barco de paredes dobles.

Por separado, la Marina dijo en un comunicado el sábado que dos de sus miembros asignados a la base en la Antártica estaban desaparecidos tras un incendio en las primeras horas del día, mientras que otro resultó herido por las llamas, que aún no habían sido extinguidas.

Citando a científicos ubicados en la base, el Estado de Sao Paulo afirmó que dos sargentos murieron en el incendio.