Río de Janeiro. El presidente del Senado de Brasil dijo este viernes que el Gobierno federal va a intervenir para mejorar la seguridad en el estado de Río de Janeiro, que ha tenido dificultades para contener una ola de violencia.

La medida parece opacar las perspectivas para un retrasado proyecto de ley de reforma al sistema de pensiones, que requeriría un cambio en la Constitución. Las enmiendas constitucionales están prohibidas durante las intervenciones federales.

Eunício de Oliveira dijo que el Gobierno federal nombrará a un general del Ejército para supervisar a fuerzas de seguridad en Río de Janeiro, incluyendo a la policía, el departamento de bomberos y el departamento estatal de inteligencia.

Fuentes en el palacio presidencial dijeron a Reuters el jueves que el Gobierno estaba considerando crear un nuevo ministerio para supervisar la seguridad pública.

La legislación para mejorar el costoso sistema de pensiones de Brasil sería sometida a un primer voto crucial en la Cámara de Diputados la próxima semana.

El sistema de pensiones está siendo vigilado de cerca por inversores preocupados sobre la capacidad del Gobierno de controlar un enorme déficit presupuestario y evitar una mayor rebaja en la calificación crediticia del país.