Santo Domingo. El gobierno de Haití abogó por la ratificación de la convención sobre apatridia, fenómeno que afectó a 3,5 millones de personas en todo el mundo el año pasado, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Al conmemorarse el viernes el Día Mundial del Refugiado, la ministra haitiana a cargo de los Derechos Humanos y la Lucha Contra la Pobreza Extrema, Marie Carmelle Rose Anne Auguste, recordó el gran número de "nuestros hermanos y hermanas" que cada año toman el camino del mar en pequeñas embarcaciones arriesgando sus vidas por un mejor destino.

La convención para reducir los casos de apatridia fue adoptada el 30 de agosto de 1961 por una conferencia que se reunió en 1959 y nuevamente en 1961, en cumplimiento a una resolución de la asamblea general de la ONU el 4 de diciembre de 1954.

El acuerdo establece que todo Estado contratante concederá su nacionalidad a la persona nacida en su territorio que de otro modo sería apátrida.

"Para nosotros los haitianos, este día debe ser de especial importancia", dijo la funcionaria.

Auguste participó en un seminario relativo a la fecha en el que también participaron el representante especial adjunto del secretario general de las Naciones Unidas en Haití, Peter de Clercq; la representante de la Acnur en Haití, Soufiane Adjali, y el director general del Ministerio de Interior, Hertz Obas, quienes reclamaron mayores esfuerzos para reducir el número de refugiados del mundo.

Obas dijo en el encuentro que millones de haitianos son refugiados en todo el mundo, pero reconoció que a veces es difícil trazar la línea entre los inmigrantes ilegales, las redes del crimen organizado y los que son realmente refugiados y requieren la protección del Estado y la sociedad.

Se estima que unos 4,5 millones de haitianos viven fuera del país, sobre todo en Estados Unidos, Canadá, Francia y República Dominicana, éste último país con el que comparte la parte occidental de la isla Hispaniola en el centro del Caribe.

En Haití, organizaciones defensoras de los derechos humanos acusan a la vecina República Dominicana de haber causado la apatridia de miles de dominicanos de ascendencia haitiana a raíz de una sentencia que determinó el año pasado las condiciones para acceder a la nacionalidad de ese país.

El Acnur dijo en un comunicado que la población mundial de personas apátridas no está incluida en la cifra de 51,2 millones de desplazados forzosos (puesto que el hecho de ser apátrida no necesariamente está vinculado al desplazamiento).

"La apatridia sigue siendo difícil de cuantificar con precisión, tanto a causa de las dificultades que los gobiernos y el Acnur tienen para registrar a personas que carecen de nacionalidad y de documentación de identidad, como porque algunos países no recopilan datos sobre las personas a las que no consideran sus ciudadanos", agregó el organismo.

Según el Acnur, en el 2013 sus oficinas reportaron casi 3,5 millones de personas apátridas, pero esa "cifra representa aproximadamente una tercera parte del número de personas que se calcula que serían apátridas en todo el mundo.