Tokio. El primer ministro de Japón, Naoto Kan, hizo público que su país está en "estado de alerta máxima" por la crisis nuclear que vive la planta de Fukushima Daiichi.

El jefe del gobierno japonés dijo que la situación "sigue siendo impredecible".

La crisis en la planta la desató el terremoto de 9,0 grados en la escala de Richter y el posterior tsunami, el pasado 11 de marzo.

Según los últimos cálculos de las autoridades, asciende a 11.004 el número de fallecidos por el terremoto y tsunami del pasado 11 de marzo en Japón, mientras que la cifra de desaparecidos se ubica en 17.339.

La crisis también obligó a más de 200.000 personas a continuar refugiadas en 1.900 centros de evacuación a raíz del desastre.

Se contabiliza, además, al menos 18 mil casas destruidas y más de 130.000 edificios dañados, especialmente en las zonas costeras del noreste japonés.